lunes, 14 de septiembre de 2009

Internet hotelero gratuito, una ventaja competitiva


Viajar con un ordenador ya no es un lujo. Es una herramienta imprescindible para algunos, como yo, por motivos profesionales. Pero también es un elemento con múltiples posibilidades más relacionadas con el ocio, desde consultar cualquier información relacionada con nuestro destino, a mantenerse ligado al hilo de la actualidad, hasta utilizar el cada vez más necesario Skype para mantenernos en contacto con familiares y amigos a un precio razonable. Y cuanto más lejos de casa, más necesario.

Los ‘notebooks’ han contribuido decisivamente a esta democratización del internet viajero, ya que se llevan en cualquier bolsa. Pero la segunda parte, la conexión wi-fi que permita el acceso, aún deja mucho que desear, ya que todavía es muy frecuente encontrar hoteles con precios abusivos para la conexión –hasta seis euros la hora- o con internet exclusivamente accesible en un par de ordenadores en el hall, donde hay que armarse de paciencia para que te dejen acceder unos minutos para consultar tu correo. Poco más, porque en seguida habrá alguien detrás de ti matándote con la mirada para que acabes pronto.

Este fin de semana he estado en Carcassonne –una ciudad que merece la pena visitar en una escapada- y curiosamente he podido comprobar que son los hoteles más sencillos los que más firmemente apuestan por la gratuidad en Intenet: y es que mi alojamiento en un modesto Fast Hotel me ofreció una conexión gratuita durante toda mi estancia: solamente me exigían el requisito de registrarme, algo perfectamente comprensible. Pero no era el único hotel de la zona: la publicidad de todos los establecimientos de características similares de la zona –el típico hotel de las afueras francés, muy modesto, pero tremendamente funcional, correcto y económico- incidían en este aspecto, la conexión gratuita. Por algo será.

Paradójicamente deduje que los ‘mejores’ hoteles son los que más remisos se muestran con esta gratuidad, con tarifas realmente abusivas calculadas casi al minuto, sin la posibilidad de contratar tarifas diarias o semanales más accesibles, u ofreciendo la alternativa de un internet gratuito –por ejemplo en las zonas comunes- junto al de pago en las habitaciones. Quizá sea porque piensan que al que ya paga mucho dinero por la habitación no le debe importar pagar un precio alto por la cena, por la conexión y por cualquier servicio adicional.

Sea como fuere, enhorabuena a todos aquellos que se están concienciando de que una conexión a internet gratuita es una ventaja competitiva nada despreciable y que somos muchos los que consultamos sobre esta opción antes de reservar una habitación de hotel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario