lunes, 31 de agosto de 2009

"La isla bajo el mar" ya está en las librerías. Y en mi biblioteca

El pasado viernes se ponía a la venta en España "La isla bajo el mar", la última, y como siempre esperada, novela de Isabel Allende: los 150.000 ejemplares de la primera edición son una evidente muestra del interés que despierta la autora chilena entre los lectores españoles.

No he tardado ni tres días en adquirir esta historia cuyo cuerpo son 500 páginas y cuya alma la historia de la esclava Zarité y de su azarosa vida durante cuatro décadas en busca de la dignidad. Una vez más he incumplido la firme resolución de no comprarme un libro hasta que no termine los que tengo pendientes. Pero a la vez, esto me permite tener la posibilidad de elegir entre varios ejemplares de géneros y temáticas muy diferentes, según mi estado de ánimo.

Isabel Allende es una de las mejores escritoras contemporáneas en lengua castellana. Me cautivó leer su irrepetible “La casa de los espíritus”, aunque muchos la tachasen de un mal remedo de García Márquez. Y todavía me emociona releerla, algo que he hecho tres o cuatro veces, o incluso abrirla al azar y reencontrarme algunos minutos con Esteban Trueba, Clara del Valle y toda su saga.

Desde ese momento, Isabel ha tenido momentos irrepetibles felizmente plasmados como “El plan infinito”, una lectura de las que no te dejan indiferentes y para mí su más completa e interesante narración, “Mi país inventado”, otro experimento más que satisfactorio personificando a su Chile natal, o incluso “La suma de los días”, un libro que debió de concebir en un momento de escasa inspiración, pero que resulta sumamente interesante para asociar los personajes de su obra y de su vida, en una nueva evidencia de que la realidad supera a cualquier ficción.

Desgraciadamente, junto a estas narraciones tiene en otras bastante livianas, que se leen con rapidez y sin dificultad, pero en la que se hecha en falta la profundidad, originalidad o constancia de sus mejores títulos. Sin llegar a calificarla de “escribidora” como la despreciaron algunos colegas, pienso que son obras bastante simples en su planteamiento y, sobre todo, en su desenlace. Confiemos en que la isla emerja, orgullosa, en el océano de su fecunda obra.


Página oficial de Isabel Allende

No hay comentarios:

Publicar un comentario