lunes, 16 de abril de 2012

Apuntes de fauna social (X): El principio de Hanlon y la responsabilidad

No había oído nunca hablar del ‘Principio de Hanlon’ hasta que vi hace unos días el vídeo de ‘Simiocracia’. Es más, según wikipedia, no hay referencias de la existencia del tal Hanlon.

Pero ese “Nunca le atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez” es tan universal que a ninguno nos debe sorprender. Y si nos ponemos a buscar frases o conceptos similares, las encontraremos por doquier. Por ejemplo, esta sentencia que me ha encantado: “Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.”

En mi caso –y en este terreno en particular de los que pueden causarme daño-, prefiero anticipar precauciones a buscar explicaciones y justificaciones. Quizá por ello me convenza más ese Dios me guarde de los tontos, que de los malos me protejo yo”.

Pese a todo, maldades y estupideces tienen un nexo en común: la irresponsabilidad. Aquel que no sabe que va a ser castigado por sus actos -el tonto-o aquel que sabe que, pase lo que pase, no va a serlo -el malo- pueden actuar de pensamiento, palabra, obra u omisión con total impunidad, se lleven lo que se lleven o a quien se lleven por delante. Y al revés, quizá sea la característica más significativa de las personas que dirigen organizaciones y entidades o simplemente proyectos: que sean o no responsables, independientemente de que puedan ser tontos o malos.

Con todo mi respecto y admiración al gran maestro, Forges.

No hay comentarios:

Publicar un comentario