domingo, 10 de junio de 2012

“Yo soy español, español…”

Alguien escribió ayer en Twitter –con el ‘rescate’ cantado pero todavía negado, algo nada extraño pues sucede todavía- que no iba a ser un buen día para cantar eso de “Yo soy español, español…” Efectivamente, ni lo era ayer ni lo va a ser durante mucho tiempo, aunque la Eurocopa venga como anillo al dedo en estas semana como narcótico y anestésico patriotero.

Nunca he sentido un especial orgullo de ser español, aunque jamás he renegado, claro está. Lo soy simple y principalmente porque he nacido aquí, aunque en este medio siglo de vida reconozco que hay muchas cosas que me gustan de este entorno en el que me ha tocado en suerte. O en desgracia.

Pero hay algo que siempre he depreciado y que, lamentablemente, es uno de los muchos rasgos –el más importante- de eso que se podría llamar la españolidad. No me atrevo a definirlo con un solo vocablo, pero entronca directamente con la picaresca medieval del ‘Lazarillo de Tormes’ o de ‘Guzmán de Alfarache’, aunque en la ficción solían ser protagonistas de baja extracción social y con escaso o pírrico éxito en sus aventuras. En la realidad y en estos tiempos, no. Todo lo contrario.

Un carácter que no solo tolera sino que incluso promociona y premia el engaño, las artimañas, la trampa, el despiste, la manipulación, la ocultación, la fascinación, las apariencias, el fraude, la mentira y la falsedad siempre que se logre el objetivo deseado. Y no criticamos a los que lo practican, sencillamente los aplaudimos con ese ‘olé tus huevos’ e incluso les envidiamos, ‘si yo pudiera…’.

Nunca he sentido un especial orgullo de ser español, decía, aunque jamás había experimentado la vergüenza que he sentido en las últimas fechas. Pero al mismo también me veo invadido de una profunda rabia –también española, pero la del 1808, bien distinta-, consecuencia de ese monumental e interesado engaño al que nos han conducido, y que se debe plasmar en un ‘basta ya’.

A quien le guste el fútbol, que disfrute con la Eurocopa –y que vea ese partido incluso ‘in situ’-, pero que no se deje engañar más. Que yo voy a poner todo de mi parte porque esa cancioncilla de “yo soy español, español…” tenga otro significado más digno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario