jueves, 12 de julio de 2012

Un País de Pandereta (II): La casta de funcionarios

Mis sinceras felicitaciones a Don Mariano, por coger el toro por los cuernos, por las medidas tomadas contra esa banda de parásitos improductivos que son los funcionarios. Ya está bien de prebendas y de agravios comparativos. ¿Pero quienes se habían creído? El largo brazo del Estado sabe donde están los enemigos, aquellos seres retrógrados que empozoñan el sistema, por mucho que algunos insensatos quieran echar las culpas a  Europa, a la Banca o a los políticos.

Pero lamento decir que nuestro carismático e indiscutible líder de la Nueva España se ha quedado corto. Posiblemente debería haber suprimido también la paga del 18 de julio, perdón –en qué estaría pensando-, la de verano. Y es que estos pobres infelices no tienen derecho ni a vacaciones –bastante poco hacen a lo largo del año-, ni a nada. Por lo tanto, ¿para que la necesitan?

También reconozco que me he quedado bastante frustrado cuando no he leído nada, absolutamente nada, sobre recortes salariales a esta casta abyecta. Me imagino que será para mandarles un nuevo regalito dentro de unos meses, cuando se vean hasta el fango de esta crisis irresoluble. Peor para ellos, pero cualquier retribución por encima importe del salario mínimo es excesiva.

En cambio, se ha hablado mucho, y sabiamente, de ‘reajuste’ de sus condiciones laborales. Un horario tan paupérrimo como el que tienen no satisface la demanda social, esa que nos han encomendado los españoles, por lo que debería ampliarse hasta las diez o doce horas diarias. Total, como están sentados, tampoco les costará tanto. Y como en el ‘chino’, abriendo desde primera hora de la mañana hasta última de la tarde, por si hay alguien que se aburre y quiere realizar una gestión a deshora. ¿Por qué no? Si está de moda que a los orientales se les alabe este esfuerzo, debemos recordar que los españoles siempre hemos sido mucho más sacrificados y abnegados en crear riqueza… para los demás. Y ahora más que nunca son necesarios sus sacrificios. Eso sí, siempre en las horas diurnas, que cuando oscurece no sé si compensa el consumo de electricidad. Y sin ordenadores, que también gastan mucho y son una invención diabólica.

Pero la mejor aportación de nuestro adalid de la modernidad es que se evalúe de forma continua a los funcionarios. No por su desempeño, que todos son unos inútiles –bien demostrado está-, sino por su habilidad a la hora de integrarse de forma satisfactoria en los proyectos de modernización de nuestros bien amados gobernantes. Y el que no cumpla, a la calle, que eso de tener 6,5 empleados públicos por cada 100 habitantes es una barbaridad que solo pueden soportar rojeríos tercermundistas como Suecia o Dinamarca. Y por supuesto, sustituir a toda esa panda de aprovechados por personal de confianza que, como su nombre indica, es mucho más apropiado para el logro de nuestros objetivos, al servicio de España.

No quiero terminar sin aportar mi granito de arena para resolver esta crisis, sugiriendo que se compren -o se alquilen, dado lo reducido de los recursos en nuestras arcas públicas- unos grilletes o cadenas que inmovilicen al funcionario a su mesa, para que no pueda ir a desayunar las quince o veinte veces al día que suele ir.

--MODO IRONIA OFF-

Desgraciadamente, en los últimos tiempos he oído o leído opiniones que no tienen mucho que envidiar a las que vierto en este post, cada vez más cercano de la triste realidad de Españistán.

Imagen tomada del blog bolsaydinero.com

5 comentarios:

  1. Yo no llego a ese extremo que irónicamente cuentas. Pero si creo que una persona que tiene su trabajo asegurado, es más fácil que pueda pasar un tiempo de mas estrechez, sabiendo que cuando vuelva la normalidad va a recuperar la situación que tenía antes de la crisis, incluso yo daría un "extra" por sacrificarse los primeros. Por ejemplo, un trabajador de la compañía XXX, le suben el IVA, y le quitan una paga. Como además tenga la mala suerte de que le hacen un ERE, se ve en la calle sin dinero y sin esperanzas de futuro. Por eso no veo mal que sean los primeros y a los que más duramente les afecten los recortes.
    Esto no quiere decir que no me parezca que los políticos, como primeros funcionarios (funcionario: Un funcionario público es aquel trabajador que desempeña funciones en un organismo, ya sea el legislativo, el ejecutivo o el judicial.) deberían también bajarse el sueldo y quitarse pagas, y más que el resto de gente, ya que principalmente es culpa suya. O si no culpa, la culpa de que no tomen medidas adecuadas para haber salido hace tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, lo que pasa es que muchos funcionarios no tienen su trabajo asegurado, ya que tienen contratos temporales. ¿Además, quién te dice que cuando se vuelva a la normalidad van a recuperar su situación? ¿No ves mal que sean los primeros en los recortes? Ya lo fueron (o fuimos) cuando Zapatero recortó el sueldo hace dos años. Ahora más. El día que la gente entienda que los recortes a los servicios públicos son recortes que tambien les afectan a ellos, algo habremos ganado.

      Eliminar
    2. Lo que me da mucho miedo es la división entre la gente: que los parados vean a los trabajadores con contrato (y con una cierta estabilidad, como los funcionarios) como enemigos y no se percaten que el peligro viene de otro lado. Ese divide y vencerás está ganando de momento. Pero como dices, cuando se vean claramente los dos bandos y su importancia, entonces empezará a darse la vuelta a la tortilla

      Eliminar
  2. La propaganda oficial comienza a hacer efectos: la mayor parte de la deuda no es pública, sino privada. Y se nos reducen los servicios públicos (y los sueldos de los que los prestan) en base a una falacia para beneficiar a los culpables, los bancos. Y los responsables de las decisiones del despilfarro -POLITICOS DE LOS DOS SIGNOS, PPSOE- siguen tan ricamente en sus puestos, sin reducciones. Eso sí, avisan de recortes en los cargos públicos, pero ahora no se pueden hacer, sino en 2015!!!!!!!!!
    Mientras que especuladores y curritos sin ninguna cualificación se enriquecían (aunque algunos en su avaricia no supieron cuando parar), los funcionarios no tuvieron ningún beneficio. Ahora que van mal dadas, son los primeros en ser sacrificados. Es injusto.
    Pero sobre todo no caigas en la comparación con otros trabajadores, en los agravios comparativos: eso es lo que quieren, que nos peguemos entre nosotros, mientras ellos se van de rositas
    Un saludo y gracias

    ResponderEliminar
  3. Siento el mal entendido, me perdi el primer capitulo del libro, en esta q esta callendo no esta dejando a muchos sectores tocados algunos heridos de muerte, porque con el iva nadie se acuerda de los sablazos q se van a llebar mes a mes los autonomos. Pero a lo q voy esta situacion al sector en el q yo me incluyo no esta dejando poco a poco tan tocado o incluso mas q a los otros. ¿Quien se pone en la situacion de los policias q ayer usted mismo mencionaba?, las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado tenemos q mantener la calma, para poder calmar a esos "alterados" q se piensan q nosotros estamos ajenos a esto y mas de uno pkr no decir todos les gustaria estar entre los "alterados".
    Nuestro sueldo "fijo" (el de los FUNCIONARIOS) el q parece intocable, sobre el planea una bandada de buitres q lo van dejando poco a poco tan muerto como huerfano de significado la palabra fijo.
    Todos vamos en el mismo barco excepto 500.000 de "Españoles" q van en yate.
    Y ya puestos a decir hay parasitos en TODOS los sectores.
    De nuevo siento mi equivocacion y muchas gracias por la atencion.
    Un funcionario

    ResponderEliminar