viernes, 10 de agosto de 2012

Apuntes de fauna social (XII): La Vieja Gloria

Aunque para muchos la jubilación sea ese sueño dorado tras una vida de esfuerzos y sacrificios –por lo menos en el presente, que el futuro…-, siempre he pensado que tanto para las organizaciones como para las personas, sobre todo si hacen una labor medianamente creativa, es un momento crítico que debería plantearse de una forma gradual, progresiva, que se extendiera durante varios años.

Para las entidades, porque esa persona podría ir ‘entregando’ sus conocimientos y experiencia a jóvenes que pueden tener una excelente formación, pero que adolecen de ese día a día que solo dan los años. Para los ‘jubilandos’, porque sería una forma de paliar las consecuencias de ese ‘del todo a la nada’ que muchas veces tiene consecuencias trágicas.

Sin embargo, hay ‘veteranos’ cuya aportación organizacional deja mucho que desear. No me refiero a los cansinos ‘Abuelos Cebolletas’, ese histórico personaje del gran Vázquez famoso por sus batallitas, que los de mediada edad conocemos bien y que los más jóvenes pueden descubrir aquí. A estos se los ve venir y no sin peligrosos, a diferencia de los que, utilizando un símil ciclista, podríamos llamar ‘Viejas Glorias’.

Se trata de personas que, durante su vida activa, fueron lo bastante importantes en su actividad, en su empresa, en su organización. Pero que se quedaron anclados en esos tiempos, ya caducos, trasnochados y superados, que toman como referencia única de sus palabras y sus acciones en un permanente “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Individuos que descalifican cualquier actuación renovadora por lo que a su imaginaria realidad actual pudiera afectar, apelando siempre a su glorioso protagonismo pasado. Seres que incluso se molestan si no se les rinde continua pleitesía, lanzando todo tipo de flores a su paso, cada vez más vacilante e indeciso, por otro lado.

Y aunque muchos no reaccionamos con la contundencia que la situación merece –aunque solo sea por lástima-, hay que tener mucho cuidado con este tipo de personajes, claros ejemplares del refrán ‘... y os trastos viejos, cuanto más lejos, mejor’.

2 comentarios:

  1. Genial Luís, de verdad!!

    Me viene más de una "vieja gloria" del ciclismo a la cabeza.

    Saludos.
    Carmelo Esteban

    ResponderEliminar
  2. y ahora a ponerse las pilas para que ninguno de los que leemos este blog nos convirtamos en una "vieja gloria"! :-)

    ResponderEliminar