miércoles, 22 de agosto de 2012

Dejar como un Cristo… de Borja



No he sido nada original, lo reconozco, al pensar –como otros muchos- en ‘Bean’, la catastrófica película de Rowan Atkinson, cuando me enteré de la calamitosa restauración de uno de los frescos de la Iglesia de Borja, en Zaragoza, aunque me temo que, una vez más, la realidad supera claramente a la ficción.

Lo verdaderamente grave de este dislate que ya ha hecho correr ríos de tinta en Twitter, y que ya se conoce popularmente como ‘Ecce Mono’ es que simboliza la mejor (o peor) parodia de nuestro querido país. Una persona que se dedica a realizar, con la mejor de sus voluntades, eso sí, pero sin la más mínima cualificación, una labor para la que no está preparada, ratificando ese principio de Hanlon que dice que nunca le atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez; un cura-párroco que calla y otorga, pero que seguramente se lavará las manos cuando le pongan en un compromiso; una población como Borja que no se merece estar en solfa porque seguro que tiene más y mayores méritos para ser conocida, y un Ayuntamiento que debería haber previsto, pero que ahora ya habla de ejercer acciones legales para curarse en salud, aunque al final, como siempre, no pasará nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario