domingo, 9 de septiembre de 2012

Impresiones encontradas sobre la Vuelta a España o dos formas de entender la carrera


Hace apenas unas horas que ha terminado la Vuelta a España 2012, con el ganador por el que todo el mundo apostaba hace algo más de tres semanas en el inicio de Pamplona, pero de una forma muy distinta –y apretada- de la que pensábamos. Un Contador que vuelve a lo más alto –falta le hacía, falta nos hacía-, acompañado por un Alejandro Valverde también ‘de regreso’ y al que nadie señalaba para esa ‘plata’ final, y por un ‘Purito’ Rodríguez por el que hace una semana justa todos apostaban como ‘rojo’ hasta Madrid. Pero perdió el liderato en la etapa más interesante de la ronda… y posiblemente la mejor oportunidad que jamás vaya a tener para llevarse una ‘grande’.

Fue en una etapa de montaña, más bien de media montaña, pero jalonada de puertos antes de la llegada. Con un ataque lejano, el tipo de movimientos tácticos que nos gustan a los aficionados, que son capaces de reventar una carrera… o simplemente al osado valiente que, como Contador, lo intentó a medio centenar de kilómetros de meta. Pero le salió bien y gracias a ese día de gracia acabó con las cuentas de hormiguita de ‘Purito’ que merced a su desempeño en los muchos ‘muritos’ de esta ronda, a las bonificaciones finales –ojo, y no lo digo como un reproche, que son un elemento tan válido e importante como el que más en una carrera-, y a la escasez de kilómetros contrarreloj, estaba ante la ocasión de su vida, como líder sólido y crecido.

Dicho de otra forma, las etapas monopuerto anteriores y los finales tremendos –explosivos o revientacabras-, en un número claramente excesivo, no habían servido para nada de cara al desenlace… pero sí para mantener el interés por la la Vuelta más emocionante de los últimos años, aunque como ya escribí hace unos días, más por la igualdad de fuerzas que por los propios recorridos.

Y de ahí las impresiones encontradas a las que aludía en el título: las de los ‘puristas’ que vibraron con una etapa –sólo una- de las de antaño y la de los nuevos aficionados, que contribuyeron al éxito de esta ronda, pegados a las pantallas gracias a estos finales atípicos, pero interesantes. Y ahora me pregunto, ¿cuál de los dos es el camino a seguir o son compatibles?

1 comentario:

  1. La gente que ama el ciclismo ha encontrado la Vuelta mucho mas interesante que el Tour de Francia. En el Tour no habia espectáculo. Contador no estaba en las carreteras de Francia!

    ResponderEliminar