martes, 25 de septiembre de 2012

Ya no somos antisistemas, sino nazis


La delegada del Gobierno en Madrid manifestaba ayer que hay "grupos cercanos al nazismo" en el 25-S; Cospedal comparaba la protesta de hoy con el golpe de Estado de Tejero. Más sosegado –porque sabe lo que se juega- se mostraba Gallardón que habla de "una agresión a nuestro sistema democrático".
 
Se ve que en el PP la idea de comparar las protestas ciudadanas con movimientos antisistemas no les basta ya. Y ahora toca la comparación con la ultraderecha, en esa estrategia de meter miedo. En fin, en la guerra y en el amor –dicen- todo vale.

De todas formas, no estaría de más recordar que el sistema actual no es una democracia, sino una partitocracia –es decir, una oligarquía-, por no hablar de una plutocracia o una cleptocracia. Y que muchas de las personas descontentas –hoy, ayer o mañana- simplemente queremos, exigimos, una profundización democrática para que este concepto recobre su significado original: gobierno del pueblo. Y que un voto no es un cheque en blanco que garantiza hacer lo que les de la gana –incluso lo contrario de lo prometido- y sin rendir cuentas durante cuatro años.

Y de la misma manera, recordar que posiblemente este Gobierno esté mucho más cerca del totalitarismo de lo que la gente quiere creer –por ignorancia, por comodidad o por indolencia- si tomamos en cuenta este ensayo del politólogo Lawrence Britt.

No hay comentarios:

Publicar un comentario