lunes, 3 de diciembre de 2012

A algunos cerdos -no a todos- sí les llega su San Martín


Según vas entrando en una cierta edad, te haces más escéptico. Y dejas de pensar en eso de “el que la hace, la paga”, ya que la experiencia vital te demuestra que día a día hay muchas, pero que muchas, personas, que se van de rositas de este valle de lágrimas. Y si tienen que purgar sus penas, será en el más allá. Pero su último suspiro mundano es una carcajada. De burla hacia todos nosotros.

Pero de vez en cuando la vida te ofrece alguna que otra sonrisa, algún cerdo al que le ha llegado su San Martín. Puede ser que sea una ‘cabeza de turco’. O que luego se beneficie de esos indultos gubernamentales, insultos a la justicia.

De momento está ahí, entre rejas. Demostrando que frases como “hay que trabajar más y ganar menos” se tienen que aplicar también a los que hacen acopio de billetes de 500 y lingotes de oro. Y que, desde luego, ese tipo de empresarios –y otros que se fomentan desde los poderes públicos, a los que rinden luego pleitesía- hacen más daño a la ‘marca España’ que cualquier exceso de servicios públicos que –en esa galería de perlas que dejó en los últimos años- no deberían existir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario