miércoles, 16 de enero de 2013

Tenía que escribir algo sobre Armstrong…


Llevaba unos días intentando escribir algo sobre Lance Armstrong, pero tengo que reconocer que no me llegaba la inspiración –ni, sinceramente, las ganas- de redactar algo original y distinto a las miles de páginas que ya corren por ahí… y sin haberse emitido siquiera la entrevista.

Podría haber hablado de lo poco auténtica que se presenta su ‘confesión’. Quizá tacharla de oportunista. Y sobre todo de lo interesada que me parece tras haber medido de forma muy detallada si le convenía hacerlo o no. Y de los fines que persigue en su propio beneficio. O de esas repercusiones que su labia puede tener en el entorno ciclista. Para bien o para mal. Nada me convencía: o todo esta dicho… o por decir.

Lo único que me ha ‘calentado’ un poco esa advertencia proferida por Dick Pound –miembro del COI y antiguo mandamás del AMA- de que la confesión del texano podría dejar al ciclismo fuera de los Juegos Olímpicos. ¿Diez años después, cuando se ve que realmente hay una diferencia real en este mundillo?

La gota que ha colmado el vaso han sido las letras de un pistard, un ciclista modesto, muy lejos de estos fastos –y desgraciadamente también de Río de Janeiro 2016-, que comentaba la noticia con un sencillo pero rotundo y clarificador: “Espero que, como acostumbra a pasar, entendamos ciclismo como ciclismo en ruta masculino, no vaya a ser que nos comamos todos la mierda de unos pocos sin haber visto nunca ni uno de sus beneficios”.

Creo que Itmar Esteban ha resumido en un comentario de facebook a esta noticia lo que miles de deportistas piensan, con una gran mayoría de ruteros incluidos, sobre una minoría muy determinada.

Y no tengo nada más que añadir. Bueno sí. Que mañana por la noche trasnocharé para ver lo que sucede en Norteamérica. Pero no en Austin sino algo más abajo, en Aguascalientes, en la primera jornada de la Copa del Mundo de pista.

1 comentario:

  1. Puedo suscribir todas tus palabras y las de Itmar a quien tuve la suerte de conocer en la selección de Catalunya cuando yo estaba con la de España. Hay mucha tristeza con todo esto porque nonos damos cuenta de una cosa: Nosotros somos el ciclismo! No ellos!

    ResponderEliminar