martes, 22 de enero de 2013

Y siguen las comparaciones entre deporte y política


Continuando la acertada comparación de ayer de Luis Guinea sobre ‘dopaje y corrupción’, es decir, entre deporte y política, hoy encuentro otro interesante tweet de Antonio Alix que enlaza muy bien con dicha afirmación, y que también se apuntaba en un comentario: 

"Es cierto, sucede en mi partido... pero también en los demás".

En efecto, la defensa típica y tópica de los políticos –encender el ventilador para intentar enmendar a todos- también es una justificación bastante manida en el mundillo ciclista para argumentar la actividad cuasi descontrolada –es decir, sin apenas controles, que nadie entienda otra cosa, por favor- de fútbol, tenis y un sinfín de prácticas deportivas en relación con el ciclismo.

Bajo ningún modo sirve como justificación, entiendo yo, aunque la visión que se tiene de los ciclistas respecto a otros deportistas es casi como la de Billy The Kid y Pat Garrett, respectivamente. Solamente por eso, deberían equipararse los controles, en forma y tipo, más que en número. Y aunque eso no mejorase la imagen del ciclismo, a lo mejor otros ‘voceras’ deberían quedarse bien calladitos a partir de entonces.

Pero hay más, concretamente una frase hoy pronunciada por Esteban González Pons, uno de los ‘jerifaltes’ del PP:

"Actualmente no hay corrupción; la que estamos conociendo es de otra época".

Sin duda al político valenciano –uno de los más hábiles en este país en eso de la demagogia comunicativa- le ha venido al pelo haber oído este ejemplo cientos de veces en los últimos días. Claro está que el ciclismo –no todo el deporte, como antes decíamos- tiene ha instaurado un pasaporte biológico que puede considerarse como muy efectivo (no entro en porcentajes). Y en el mundo de los partidos, ni existe siquiera el control de orina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario