viernes, 15 de febrero de 2013

Regalos de Reyes (más vale tarde que nunca): a Baltasar, la Ley de Mecenazgo


Cuando escribí, allá por el 5 de enero, mi carta a los Reyes Magos, me dejé pendiente la tercera y última entrega, la dedicada al regalo que le pedía al rey Baltasar. Y es que, a pesar de la máxima prioridad con la que habla el Gobierno cuando se refiere a este proyecto, en el fondo se trata de un tema político. Y claro, puede ser tarde, mal… o nunca.

Me estoy refiriendo a la Ley del Mecenazgo, que desde finales de 2011 se perfilaba como una de las prioridades del Gobierno, con la que pretende afrontar el cambio en el modelo de financiación de la cultura. Y el deporte –aunque no se haya dicho explícitamente- debería de estar incluido en el mismo paquete.

De todas formas, que nadie se llame a engaño. A principios del mes de diciembre, asistía a las Jornadas de la Fundación Pedro Ferrándiz sobre Patrocinio Deportivo. Pues bien, en la hora larga de debate, no salió ni una sola vez a colación la palabra mecenazgo. Mucho me temo que puede ser una de esas excusas para ‘no hacer’ a las que se refería Alfonso López, director de Promoción y Comunicación de Endesa, que un verdadero aliciente para ‘hacer’.

Eso sí, el proyecto ministerial que se baraja también contempla el llamado micromecenazgo, una figura que permitirá a los ciudadanos, sin necesidad de constituirse en una sociedad, destinar pequeñas cantidades a determinados proyectos –entre los que imagino estarán las actividades deportivas, al menos las no profesionalizadas-, que podrán desgravarse íntegramente. 

Este microfinanciación sería el complemento perfecto para el crowdfunding, una iniciativa con enormes posibilidades y que ha hecho una tímida y no muy afortunada entrada en el mundo del ciclismo, en la inminente Vuelta a Andalucía. Y es que la Ruta del Sol ha recaudado, a través de la plataforma Mynbest, apenas un 2% de lo que aspiraba (254 euros de 12.000), aunque en este caso aparte de la novedad, y de la habitual y lamentable tendencia del ‘todo gratis’ que impera en el ciclismo, hubo algunos errores graves en el planteamiento.

Sea como fuere, hay que aplaudir el camino abierto por la ronda andaluza –y que se extiende a otros muchos ámbitos comunicativos que han denominado ‘Proyecto Ciclismo Andaluz 2.0’- y que ojalá se vea compensado en el futuro por este micromecenazgo, que ojalá nos traiga –antes de que acabe el 2013, el rey Baltasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario