miércoles, 15 de mayo de 2013

Sky, el límite es el infierno


¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? Este dilema, posiblemente el más debatido en la historia de la humanidad, tiene su equivalente ciclista en otra cuestión igualmente ambigua, y con las mismas consecuencias como círculo vicioso: ¿Qué es mejor, trabajar para un solo líder desde el principio o que la carretera decida quien lleva los galones?

No voy a entrar en el debate de las respuestas, ya que ambas opciones son perfectamente válidas y se pueden defender con argumentos absolutamente lógicos. Lo malo es cuando las emociones –sobre todos las negativas- influyen en esa presunta racionalidad a la hora de contestar. Y por lo que estoy viendo, si ese líder único se llama Brad, se apellida Wiggins y corre en el Sky Team, siempre, absolutamente siempre, es mejor apostar “por el otro”, por el que sale de la carretera.

A estas alturas de la película ya deberíamos saber quién es ‘Wiggo’, cuáles son sus características y sobre todo lo que significa en ese proyecto llamado Sky. Pero por si aún no lo sabemos, nada mejor que leerse ‘Sky is the limit’ cuya magnífica versión española nos trae Libros de ruta (*). En él se expone la filosofía de trabajo de Dave Brailsford y el concepto de "acumulación de ganancias marginales", es decir, pequeñas mejoras en el rendimiento gracias a la tecnología –y en definitiva, del dinero, que para ello lo tienen- que pueden significar segundos ganados que se traduzcan al final en una gran victoria, como la de Wiggins en el pasado Tour de Francia. Y es que teniendo un corredor como él, esta filosofía –lo mismo que el trabajo unánime para el líder- es absolutamente obligatoria.

Pero parece que molesta, y nos olvidamos de que el británico es –en muchas cosas, ojo, no en todas- un clon de Miguel Indurain en cuanto a lo que debe ser su rendimiento y cómo debe plantear una carrera. Aunque aburra. Y en cuanto aparece algún corredor a su sombra, ya se está apostando “por el otro”, llámese Froome, Urán.. o el que sea. ¿Realmente es que buscamos la espectacularidad o es simple envidia? Y desde el punto de vista personal, reconozco que sería una persona con la que me tomaría bien a gusto una cerveza.

Más sorprendente aún es que se ataque la innovación, la modernidad del Sky como causa de todos los males y que incluso de hable de su prepotencia por sus medios. Es curioso, pero en el debate surgido ayer cuando planteaba esta cuestión, todos los ‘pisteros’ defendían la validez –y la efectividad- de ese trasvase de los métodos de la pista hacia la carretera. Y si desde el equipo se considera que un autobús debe tener los asientos personalizados y que es bueno que cada corredor tenga su propio colchón toda la temporada, y tienen dinero para hacerlo ¿realmente creéis que es sólo por epatar o por buscar esa ganancia marginal? La tecnología no sólo influye, sino que se echa en falta en este deporte, en relación con otros que deberían ser nuestros referentes, que en muchos aspectos se ve como anticuado, mal que nos pese.

Otra cosa muy distinta es que tácticamente el equipo tenga muchas lagunas en carrera, y que la falta de un Scott Sunderland o del propio Sean Yates se deje notar y que en determinados momentos –por ejemplo, la Vuelta a España de 2011, no en el Tour de 2012- no supieran pasar del huevo a la gallina. Y que quizás les esté pasando lo mismo en este Giro. Pero eso es algo que también se expone en el libro, que terminarán resolviendo y que, en ningún caso, les condena al infierno.

PD: (*) Solamente llevo 234 de las 340 páginas, pero no sólo me parece un libro revelador, sino que, además, es muy interesante. Os lo recomiendo por ambas razones.

9 comentarios:

  1. He escrito todo esto, para que compreis el libro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no me llevo ninguna comisión. Pero el libro merece la pena (informativa y narrativamente). Y sobre todo, lo que verdaderamente merece la pena es ser justo y ecuánime en la vida. Usar la misma regla a la hora de medir. Y sobre todo acabar con el 'no sé pero contesto'. Un saludo

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo Luís, y el dinero no lo hace todo, seguro que hay equipos con mas presupuesto, y amparados por el dinero publico que no saben o no quieren destinarlo como hace SKY, en la pista ya cambiaron la manera de hacerlo y ahora toca la ruta

    Jaume Mas

    ResponderEliminar
  3. Mucha razón, Luis, en todo de acuerdo.

    ResponderEliminar
  4. Es difícil estar de acuerdo con Luis ¿porqué? Su texto no es claro, no tiene sinderisis, en su dispersión no apunta a nada. Presenta un titulo que no desarrolla y que no salva su agónica "frase terminal", no sabemos si quiere hablar del liderazgo en carrera en el Sky, de innovación tecnológica, de acumulación de ganancias, de envidia o de la tontería esta del huevo o la gallina. (Dilema para señoras en la fila del Ikea, porque un huevo solo no se empolla y una gallina sí pone huevos que empollar. Igual, es una idiotez monumental e infinita, pues no falta quien pregunte por el fecundador). Lo bueno es que tiene varios temas por desarrollar y que, con un bocadillo de cuidado, su texto sería más grato e interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus apreciaciones en cualquier caso, aunque considero que el tema está centrado, el desarrollo, estructurado y el título, en consonancia con esa frase típica y tópica sobre el conjunto británico

      Eliminar
  5. Aclaro: leo el blog porque me gusta. Mi ultima frase debe leerse "sería aún más grato e interesante".

    ResponderEliminar
  6. El concepto "acumulación de ganancias marginales" ya lo explicó Brailsford tras el exitazo de los Juegos de Pekín. Entonces solo se trataba de ciclismo en pista y, evidentemente, casi nadie le dio prestó mayor importancia. No se si lo explicará el libro (aún no lo he leído), pero una de las cosas que más llamó mi atención fue saber que inflaban los tubulares con helio.

    Saludos!!
    Carmelo Esteban

    ResponderEliminar
  7. Terminado el libro (insisto en la recomendación, pese a quien pese)... pero no la historia. Tras el abandono de hoy de 'Wiggo' el Tour promete más de lo mismo pero mucho más intenso. Y si gana Urán el Giro, no quiero ni pensarlo!!!

    ResponderEliminar