lunes, 15 de julio de 2013

Lo verdaderamente grave (I)

Leído en Twitter hace unos minutos: “Lo de los sobresueldos siendo grave es secundario. Se trata de que el PP supuestamente ha recibido sobornos masivos a cambio de obra pública”.

Esa es el verdadero quid de la cuestión llamada España: de cómo una casta de políticos -de todo signo y sindicalistas y otros jerifaltes, no nos olvidemos- reciben prebendas privadas de todo tipo a cambio de influir en sus decisiones públicas –es decir, con dinero de todos los españoles, por supuesto- beneficiando a sus benefactores. Y sumiéndonos en una deuda tan monstruosa como ilegítima.

No se trata (sólo) de pedir dimisiones, de forzar mociones, de convocar elecciones: se trata de regenerar un sistema para que estas situaciones no puedan volver a producirse: todos conocemos el camino hacia la verdadera democracia, incluso los que lo llenan de obstáculos mientras hablar de transparencia.

Si hace unos días un político sudamericano era capaz de decir, y quedarse tan ancho, por supuesto, de que “no tenemos la culpa de ser corruptos, lo llevamos en los genes”, la solución es obvia: educación y, mientras esta hace efecto, represión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario