lunes, 5 de agosto de 2013

Extrañas bicicletas (III): Elliptical bike

Termino por ahora (*) esta miniserie de bicicletas extrañas –pero que no son simples tuneos más o menos extravagantes, sino modelos efectivos- con la ‘elliptical bike’, o bicicleta elíptica, aunque la traducción puede ser tremendamente engañosa.

Y es que cuando nos referimos a elípticas, lo primero en que pensamos es en esos artefactos estáticos de gimnasio o domésticos en los que el movimiento de los pedales se ha sustituido por uno similar al que se produce al andar o correr. La gran ventaja, según los expertos, es que este movimiento es mucho más natural para las articulaciones que el giro redondo que produce el pedaleo.

¿Y si este movimiento sobre un aparato estático se vuelve a dinamizar, sacándolo al aire libre? Pues ahí nace la ‘elliptical bike’, un modelo fabricado y comercializado por la firma ElliptiGo, creado en 2005 por los americanos Brent Teal y Bryan Pate –dos antiguos ‘ironmen’ que dejaron la competición por problemas de rodilla- a partir de la patente de la elíptica, y que se puede adquirir por un precio entre 1.800 y 3.500 dólares, aunque no tiene distribuidores en nuestro país.



Su gran ventaja, dicen, es que no causa los problemas de articulaciones típicos de la carrera o del pedaleo, e incluso he visto alguna publicidad en la que argumentan que tampoco las molestias habituales de rozaduras por el sillín… aunque realmente imagino que el ir de pie será un inconveniente para largos trayectos. La visibilidad, mayor que la de una bicicleta, es también otra ventaja aparente. Las cuestas, en cambio, el mayor enemigo.

(*) Si encuentro algún otro artefacto que merezca el nombre de bike o cycle, por supuesto que la retomaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario