jueves, 17 de octubre de 2013

Escolares sin cuadernos pero con hambre = políticos sin legitimidad ética

El tema principal de la reunión de inicio del curso escolar de mis hijos no fue esta vez la enseñanza. Ni siquiera la educación. Fue el llamamiento que se nos hizo a otros padres más afortunados –o menos desgraciados- para que aportásemos, en la medida de nuestras posibilidades, ya no libros, sino material escolar aunque fuera usado. O alimentos no perecederos para el Banco de Alimentos que han creado en el propio centro escolar para esos chavales que llegan a clase sin desayunar… y con la perspectiva sí encontrarán algo para comer. Y estamos hablando de un centro que no está precisamente en las Tres Mil Viviendas, en La Mina o en La Barranquilla.

Y es que por mucho que miren hacia otro lado, o recurran a negar la evidencia –una mentira repetida mil veces puede parecer una verdad, pero un hecho categórico y repetido, no lo parece, simplemente es la verdad-, políticos como los que tenemos, que no den prioridad absoluta a resolver problemas como éstos, no tienen ninguna legitimidad ética para gobernarnos, por mucho respaldo democrático del que presuman haber tenido en unas urnas.

PS: Normalmente suelo poner una foto ilustrativa o irónica. Esta vez no me siento con ganas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario