domingo, 20 de octubre de 2013

Intermitentes, una invención diabólica e innecesaria

Intermitente: dícese de una luz anaranjada que figura en algunos extremos de los vehículos automóviles, que, por un extraño e incomprensible motivo, a veces funciona, a veces no; ahora si, ahora no. Esta respuesta caótica e inesperada produce bastante desasosiego, inquietud y nerviosismo entre algunos conductores por lo que deja de utilizarse en prevención de males mayores.

El mecanismo de accionamiento de este invento diabólico es un simple palo, pero por una razón aparentemente incomprensible, debe levantarse cuando giramos a la derecha y bajarse cuando vamos a ir hacia la izquierda. Esta complicación innecesaria origina que algunos conductores dejen de emplearlo. Claro que cuando terminamos de entender que sigue la misma dinámica que el volante, pensamos que es una cosa tonta. Y como no somos tontos, pues tampoco lo usamos. Faltaría más.

Dicen los cánones que debe utilizarse para advertir la intención de un desplazamiento lateral. Pero en este caso, queda a discreción de cada uno de los conductores lo que se entiende por desplazamiento lateral. ¿Una parada junto a la acera? Ni de coña. ¿Un giro en una rotonda? Pero si yo voy recto, es la rotonda la que no lo es. ¿Un carril de aceleración o deceleración? Está claro hacia donde voy, no te jode. ¿Adelantamientos? Bastante tengo con terminar lo antes posible como para ponerme con mandingas. Y en cualquier caso, es aplicable la respuesta que me dio hace algunos años un conductor en Argentina que circulaba a oscuras: “No necesito las luces porque conozco el camino”.

Tanto es así, que en esta época de recortes, hay una iniciativa popular bastante avanzada para acabar con el uso de estas indicaciones luminosas, y que incluso cuenta con el apoyo de un número considerable de vehículos policiales que se han solidarizado y, para dar ejemplo, tampoco los utilizan casi nunca. Y es que, os recuerdo, en caso de mal funcionamiento o ausencia de intermitentes, un giro a la derecha se puede señalizar también mediante el uso del brazo haciendo un ángulo de 90º. El uso de la otra extremidad o simplemente del dedo es opcional, pero demuestra a las claras lo que es, ante todo, una cuestión de educación y de respeto.


1 comentario:

  1. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar