viernes, 4 de octubre de 2013

Simbiosis ciclistas

El diccionario de la RAE define simbiosis como “asociación de individuos animales o vegetales de diferentes especies, sobre todo si los simbiontes sacan provecho de la vida en común”. En una época de crisis –tomando el vocablo tanto en su sentido económico negativo como en el positivo de cambio- estas simbiosis no son solo recomendables, sino necesarias. Solo hace falta un poco de imaginación a la hora de definir a los simbiontes y hacer lo posible para que saquen provecho de su vida en común.

Vamos con cinco posibilidades, y seguro que me dejo muchas más.

1. No hace mucho me felicitaba por la entrada de FernandoAlonso en el mundo del ciclismo, en el sentido de que un personaje público apostase de forma notoria por nuestro deporte.. aunque al final sea a partir de 2015. Un cambio que podría abrir muchas puertas, con un poco de imaginación y voluntad. Por ejemplo, ¿qué tal habría quedado una felicitación de Cristiano Ronaldo a su compatriota Rui Costa por haber ganado el Mundial en medio de una rueda de prensa del Real Madrid? ¿No habría tenido repercusiones tan importantes o más que el propio arco iris del ciclista del Movistar para este deporte en Portugal? Tan solo falta por determinar la contraprestación –seguramente fiscal, que es el único que parece importarles- para el mencionado personaje y esto no lo conocería ‘ni la madre que lo parió’, como dijo un aciago personaje.

2. Acabo de comenzar a leer ‘Viva la Vuelta’ y aunque el ciclismo de los años treinta y cuarenta no tiene que ver nada con los actuales, no puedo dejar de sorprenderme de la estrecha vinculación con el fútbol, con corredores participando con las camisetas de equipos como el español, el Depor o el Barça. En fechas más recientes, intentos similares han fracasado, bien en fase de planificación –Real Madrid-, bien de ejecución inicial –Barcelona-. Sin embargo, si la RFEF es capaz de renunciar a su subvención pública por ayudar a otros deportes, ¿no sería posible hacer un ‘pacto’ similar entre clubes futboleros y de otras disciplinas, preferiblemente ciclistas? Podéis imaginar todo tipo de alicientes.

3. Aunque la UCI ha apostado decididamente por la mundialización –lo que no es malo, casuísticas concretas al margen-, dicha apuesta debería plasmarse de forma más concreta en lo referido a los equipos World Tour. Es cierto que el mismo reglamento UCI contempla el apoyo que deben dar estas estructuras a otras actividades ciclistas. ¿Pero no sería mucho mejor precisarlas? ¿Qué tal otro equipo de carretera, femenino, continental o sub23, y otra formación en otra disciplina como ciclocross, BTT o pista? Seguro que hay fórmulas interesantes a tener en cuenta.

4. También se ha comentado en este blog, tanto por mi parte como por una invitada de excepción como Dori Ruano, la necesidad de que las pruebas ciclistas masculinas ‘tiren’ del carro respecto a otros ciclismos minoritarios, como puede ser el femenino. Es cierto que ello supone unos costes adicionales para el organizador, pero si vieran reducidos otros conceptos, ¿no tendrían un aliciente para hacerlo?

5. Y no me extiendo más, aunque esta última propuesta transciende de lo que es el mundillo ciclista a lo que es el conjunto del deporte. Recientemente la selección de hockey sobre patines fue patrocinada por una empresa que tenía intereses comerciales en Angola, donde se disputaba el Mundial. A la espera de esa incierta Ley de Mecenazgo –que me temo no captará nuevos patrocinadores sino que simplemente dará más ventajas a los ya existentes-, ¿no estaría mal crear un foro entre organismos deportivos y cámaras de comercio con el fin de ofrecer, por ejemplo, las ventajas de un Mundial de BTT en Sudáfrica u otro de pista en Bielorrusia, sin apenas repercusión en España, a empresas con intereses comerciales en aquellos países? Por que ‘haberlas, haylas’ y hablando, se entiende la gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario