martes, 26 de noviembre de 2013

La pequeña mentira

Hace ya algún tiempo escribí sobre la gran mentira, esa ‘fantasía’ tan desproporcionada y tan repetida que la gente termina asumiendo como real. Pero no por su razón, sino simplemente por comodidad, por no hacer el esfuerzo intelectual de oponerse a ella, de buscar una verdad a veces incómoda. Una mentira que, como estamos viendo en el día a día, en la España del siglo XXI, funciona.

Pero hoy es el turno de otra mentira, la pequeña mentira, la que deslizamos cuando hablamos, de forma habitual, en un promedio de tres en una conversación de diez minutos, según dicen los expertos. Y que suelen pasar desapercibida en bastante más de la mitad de los casos.

Hay personas que han adquirido esa costumbre de ‘mentir más que hablar’. Muchas veces de forma absolutamente innecesaria, ya que el hecho tergiversado es irrelevante. “¿No recibiste mi e-mail? Pues te lo mandé ayer”. “Te llamé esta mañana pero tenías el teléfono apagado”, son algunas de esas pequeñas mentiras que se pueden constatar fácilmente hoy en día, ya que la tecnología tiene sus propios elementos certificadores. Aunque el mentiroso haya desarrollado los mecanismos de no inmutarse cuando habla, sin hacer esos gestos y movimientos característicos que, dicen, delatan a los embusteros. Y cuando lo verdaderamente efectivo sería confesar: “Lo siento, se me pasó enviártelo, llamarte…. En seguida lo hago”.

Algunas personas asumen estas mentiras como parte del juego de la vida, las disculpan o las ignoran. Y al mismo tiempo les vale como justificación para cuando sean ellos quienes tengan que soltar sus propios embustes. Sin embargo, esa pequeña mentira puede transformarse fácilmente en ofensiva, en delatora, con lo que a partir de ese momento, como dice el proverbio “lo cierto se hace más que dudoso”. Por ello, nada mejor que terminar con una frase del escritor francés Jules Renard: “De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientas”. Y si puedes decirla (casi) siempre, mejor que mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario