viernes, 22 de noviembre de 2013

Recordar, revivir y enganchar con Luis Ocaña y los Monty Python

‘Recordar es vivir dos veces’, uno de los marcadores de sección  de este blog, cobra pleno sentido en estos días. De forma doble; de forma maravillosa. Gracias al reencuentro con unos personajes que marcaron, de manera bien distinta, pero en ambos casos con tinta indeleble, mis primeros años.

Por ejemplo, Luis Ocaña, sobre el que ya conté cómo me influyó cuando apenas era un chaval gracias, sobre todo, a ese fenomenal Tour de Francia de 1971, a esa gloria en Les Orres, a esa desgracia en Mente. Me metió el veneno del ciclismo en la sangre aunque no me diese por pedalear, sino por escribir de este maravilloso deporte.

Cuarenta años después de su gran triunfo –y casi veinte de su desaparición, también trágica, como no podía ser de otra forma- Cultura Ciclista y Carlos Arribas, tanto monta, monta tanto, unen su desbordante ilusión para que podamos revivir, recordar, la vida y la obra, las gestas y las miserias del ciclista español más carismático –aunque no se le reconociese en vida por su condición de semi-francés- que podría haber sido también el más laureado de no haber coincidido tanto con Eddy Merckx y algo más con la Diosa Fortuna.

El ciclismo en televisión envejece mal y las imágenes no le hacen justicia ni a Ocaña ni a ninguno de los grandes ciclistas de ese pasado que a muchos todavía nos parece presente. Pero estoy seguro de que el libro de ese gran narrador que es Arribas, y que ya avanzó –engatusadoramente- en ‘Brindis por el Tour’ nos permitirá recordar, volver a vivir, lo mejor de el gran campeón de Priego. Y, desde luego, si aparte de hacerme recordar logro que enganche a alguien más, me daré por satisfecho.

La resurrección de Brian

Un día antes, también me llevaba una buena alegría tras el anuncio del mítico grupo ‘Monty Python’ de su regreso a los escenarios, aunque fuese para una sola actuación, para una sola fecha, en Londres, el próximo 1 de julio. Estoy seguro de que esa gala tendrá sus secuelas en forma televisiva y quien sabe, ojalá, en algo más. Porque, como dijeron en la rueda de prensa, “si esperamos mucho, será demasiado tarde”, dada la condición de septuagenarios de los cinco componentes vivos, tras el fallecimiento de Graham Chapman, el inolvidable Brian, en 1989.


El recuerdo, en este caso, no son unos pocos momentos, sino cientos de ‘gags’ de sus actuaciones y de sus películas que, a diferencia de las imágenes deportivas antes señaladas, no sólo no envejecen mal, sino que cada vez tienen un valor mayor. Por ello, el “queremos comprobar si seguimos siendo divertidos” al que aludieron ayer es absolutamente innecesario. Y mi deseo de que, aparte del mejor recuerdo, contribuya a captar a algún ‘monthypythonmaniaco’ más, es menos necesario visto cómo disfrutan mis hijos con las imágenes de John Cleese, Terry Gilliam, Terry Jones, Eric Idle, Michael Palin y, naturalmente, Chapman.

PD: En esta selección de El País tenéis algunos de sus gags más reconocidos. Disfrutadlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario