martes, 10 de diciembre de 2013

¿’Desfuncionariar’ la Sanidad? Despolitice antes el Funcionariado

¿Qué los médicos de la Sanidad Pública dejen de ser funcionarios? En principio, la idea no me parece mal, si se les garantiza un sistema de contratación –indefinida, por supuesto, salvo sustituciones, exclusivamente-, que les permita esa estabilidad necesaria para todo ser humano, para todo ejercicio laboral al servicio de un tercero, acompañada de medidas de promoción y de evaluación –incluso de despido- que fueran necesarias, siempre que se aplicasen con la equidad y justicia necesaria, no al tradicional albedrío de Españistán donde sólo se premia a los más dóciles y a los más pelotas.

De la misma manera pienso que esta medida se podía aplicar a otros sectores laborales dependientes del Estado pero que no cumplan las misiones administrativas, de vigilancia o sancionadoras básicas.

Pero viniendo esta propuesta de Fernández-Lasquetty, el rey de la demolición interesada, no me parece sino un paso más en esa escalada neoliberal que aúna el interés privatizador pensando en los amigos con meter el miedo en el cuerpo a los trabajadores para terminar con la más mínima forma de protesta. Y desde luego, cuando pone como ejemplo el sistema británico con contrataciones individualizadas y bajo la fórmula del trabajador autónomo, sencillamente se me abren las carnes.

Señor Consejero: posiblemente a los funcionarios les haga falta un sistema de evaluación para no dormirse en los laureles, es cierto, pero mucho más les falta a sus jefes políticos para ponerlo en marcha y aplicarlo… incluso a ellos mismos que prefieren la inanición que crearse problemas. Pero, sobre todo, lo que hace falta es lo que le decía, un sistema que premie a los buenos trabajadores –que entre el Funcionariado los hay-, y que se dejen de promocionar a los amiguetes del partido y del sindicato ‘comprometido’.

Y sobre todo, lo que realmente necesita este país es profesionalizar la administración –que es precisamente el origen y la razón ‘sine qua non’ del Funcionariado-, prescindir de todos y cada uno de los cargos de confianza, que suelen ser compañeros de partido o familiares que no encontraron otra ocupación pública mejor, e incluso de la gran mayoría de políticos profesionales, en una nómina tan amplia como absurda e innecesaria.

Es decir, que antes de pensar en ‘desfuncionariar’ la Sanidad, por favor, despolitice el Funcionariado.

PD: Como siempre, el mastro Forges lo clava.

No hay comentarios:

Publicar un comentario