viernes, 20 de diciembre de 2013

Fernando Alonso sigue adelante y firme con su proyecto que debe ser español

De forma inesperada –pero dando un verdadero golpe de efecto-, Fernando Alonso aprovechó ayer la visita a España del nuevo presidente de la UCI, Brian Cookson, para un intercambio más que necesario. Por un lado, para informarse sobre esa nueva normativa tan inoportuna que pretende establecerse en el ciclismo profesional y que podría vetarle su presencia de entrada en la máxima categoría, cuando es uno de los proyectos más ambiciosos y necesarios del ciclismo contemporáneo.
Por otro, para trasladarle de una forma somera –y que sigue manteniendo en el más absoluto de los secretos- las aportaciones que podría hacer desde la Fórmula 1 para renovar el anquilosado mundo tecnológico del ciclismo… aunque en esto buena parte de culpa la ha tenido la propia UCI.

Sin embargo, hay otras dos lecturas más de esta entrevista. La primera, por mucho que parezca obvia, es que el proyecto sigue adelante, que se está trabajando de forma sigilosa pero firme. Y es que cuando se rompió el ‘preacuerdo’ con Euskaltel fueron muchos los que le echaron la culpa al piloto asturiano, al que tildaron de difícil y caprichoso. Algún día llegará el momento de hablar de esa ruptura y de todo lo que sucedió en meses anteriores y semanas posteriores. Pero lo que está claro es que Alonso ha hecho una apuesta decidida y valiente por el ciclismo, lamentablemente ya de forma distanciada del equipo naranja.
También hay que tener en cuenta que la entrevista se hizo en Madrid, en presencia de las máximas autoridades deportivas y ciclistas de nuestro país. Puede ser una casualidad, pero bajo ningún concepto se debe dejar pasar la oportunidad de que este proyecto no tenga residencia española. Por muy internacional y mundial que sea, por el bien, por el futuro del ciclismo nacional debe llevar nuestra bandera.

2 comentarios:

  1. Así se habla y así será, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé quien eres y por ello no llego a alcanzar si el tono es sincero o no. Pero lo que digo no lo es ni por falsos conceptos tipo #MarcaEspaña ni por patrioterismos absurdos. Simplemente me gustaría porque podría/debería suponer un punto de inflexión en esta situación ciclista en la que vamos abocados al desastre. Claro que también lo dije cuando apareció Movistar... y seguimos esperando.

      Eliminar