jueves, 30 de enero de 2014

Metro de Madrid, cada vez mejor negocio y peor servicio

Metro ha conseguido en 2013 unos ingresos de 11,4 millones gracias a las actividades comerciales, rodajes y eventos publicitarios y que suponen un 10 % más que en 2012. Esta es una de las medidas que han permitido al Gobierno regional no subir el precio de billetes y abonos de Metro y autobús en 2014, un hecho que se produce por primera vez en nuestra región desde que se creó el Consorcio Regional de Transportes, en 1985.

El consejero de Transportes, Infraestructuras y Vivienda, Pablo Cavero, ha presentado un balance de las acciones publicitarias realizadas en Metro de Madrid, destacando que el suburbano madrileño se ha consolidado como uno de los escaparates comerciales más importantes de la región. Además, está a la vanguardia en la innovación publicitaria con nuevas apuestas como el naming, una fórmula de patrocinio de estaciones como la de Vodafone Sol que ya se está intentando imitar en otros metros de España.

Así empieza la impresentable nota de prensa publicada ayer por la compañía madrileña que, hace tres días comunicaba, por medio del propio presidente de la Comunidad, que Metro de Madrid ha logrado ingresar 28 millones de euros gracias a la venta de 73 coches al Metro de Buenos Aires, a lo que se suman 4,6 millones por la asistencia técnica para su puesta en funcionamiento, en la que es la tercera venta de material móvil a este país y la mayor realizada a ningún Metro. La apuesta por este tipo de operaciones ha permitido congelar por primera vez en treinta años las tarifas del transporte público en la región.

Estos son el tipo de informaciones que te hacen reír por no ponerte a llorar a moco tendido o liarte a leches con todos esos sinvergüenzas. Después de los injustificables tarifazos del año anterior, ya hubiera sido el colmo otra subida más.

Pero lo peor no es el precio, es un servicio que se deteriora a pasos agigantados. Menor frecuencia de trenes –y por lo tanto más atestados, mientras que decenas de vagones están muertos de risa en las cocheras-, averías constantes y retrasos, falta de reparaciones en iluminación, escaleras mecánicas o torniquetes, suciedad… y un futuro que se antoja cada vez más negro, quizá buscando un 'falso' ahorro en costes que conlleve a esa privatización interesada que venden como la panacea y no deja de ser una oportunidad de negocio para especuladores que van de empresarios ‘salva sistema’ y que son los que verdaderamente van a acabar con él.

Metro de Madrid ya no vuela, pero nos lo volarán.

PD: Excelente imagen de www.madrilonia.org que he tomado prestada para ilustrar este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario