miércoles, 28 de mayo de 2014

Epecuén: la ciudad apocalíptica en la que emergió MacAskill para su nueva aventura

Curiosa la historia de la población argentina de Epecuén, creada en los años veinte del siglo pasado junto al lago del mismo nombre, cuyas aguas saladas dicen que tenían propiedades terapéuticas. Aunque la verdad es que me gusta más la leyenda de que estaba formado por las lágrimas de un gran cacique que lloraba por haber perdido a su amor.

La ciudad alcanzó un importante auge, con varios millares de habitantes y decenas de miles de turistas, principalmente bonaerenses, que buscaban alivio a males como el reuma o las enfermedades de la piel. Pero un año especialmente húmedo, el 1985, hizo que las aguas crecieran, que se rompiera el dique artificial que protegía a la ciudad y que ésta quedase totalmente sumergida por las aguas saladamente corrosivas del lago Epecuén: en solo un año la inundación era ya de cuatro metros, para llegar a los diez en 1993.

Sin embargo, en 2009 las aguas comenzaron a retirarse, dejando al descubierto un ambiente de desolación apocalíptica, que ha sido aprovechado como decorado de alguna película y diversos videoclips. Incluso uno de sus antiguos habitantes, Pablo Novak, regresó a la ciudad para llevar una vida solitaria… y presentarnos a un nuevo vecino, el genial Danny MacAskill, cuya última aventura extrema fue estrenada ayer. Como siempre, un vídeo espectacular en un escenario no menos impresionante.



Más info del nuevo vídeo en epecuen.redbull.com/explore y de la ciudad en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario