viernes, 30 de mayo de 2014

Pedalea

Hace un par de noches recibí un mail que, pese a no tener un ‘subject’ llamativo y proceder de un destinatario desconocido, atrajo mi curiosidad. Lo abrí sin mucha demora y tras leer su contenido y ver el enlace adjunto, rápidamente pensé en que me había equivocado. Fui a desecharlo, aunque antes quise conocer algo más del artista al que se refería, totalmente desconocido para mí.

Tras buscar en YouTube, y consultar a mis hijos, constaté que el tal Peter La Anguila es bastante conocido allende los mares, en Latinoamérica, pero sobre todo en el mundo virtual. Y que el citado vídeo ya tiene, en bastante menos de una semana, cien mil visitas.

Evidentemente no es un tipo de música que me agrade –más bien la detesto, me abomina- y las imágenes bien poco o nada aportan. Pero el hecho de que sea un colombiano –tan de moda estos días por el recital de sus compatriotas en el Giro- y el título de la canción tan vinculado con este deporte –aunque el gesto sea poco menos que patético- me han hecho publicarlo en este blog, sin ninguna intención promocional o simplemente divulgativa por mi parte.



Eso sí, como penitencia por este atrevimiento, dentro de unos días traeré a Uluru a unos artistas que realmente si han reflejado bien la magia de este deporte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario