jueves, 24 de julio de 2014

¿Qué haremos con Uluru? ¿O con Biciclismo, Ciclo21, Pedal de Frodo…?

Si no fuera porque el asunto es bastante peliagudo, el espectáculo de sus señorías en el Congreso debatiendo sobre la reforma de la LPI, en concreto del llamado canon AEDE o tasa Google, sería para echarse a reír. Y es que, una vez más, demostraron estar más pendientes del reloj para coger el tren e iniciar las vacaciones que del debate, algo comprensible ya que demostraron no tener ni pajolera idea de que son las tecnologías del siglo XXI y la sociedad en la que vivimos. Políticos sin ninguna preparación específica que valen para un roto o para un descosido. Mejor dicho, para hacerlos más grandes.

Vaya de entrada que solo en un país como EsPPañistán, definitivamente con dos pes, se compense la pérdida de lectores de los periódicos con un canon a empresas –agregadores de noticias- que les traen más lectores digitales, basándose en la mentira de que ganan dinero a su costa. Es como si los clubes de fútbol quisieran cobrar a los bares cercanos a los estadios porque venden más cervezas esos días. Google pasará de todo y hará desaparecer su Google News –del que no saca beneficio directo-, mientras que servicios como Menéame podrán trasladarse al extranjero, aunque también podría ser bloqueada desde España, con lo que se daría un paso más en pro del PPensamiento único. Por cierto, estos servicios son voluntarios para los medios… pero todos recurren a ellos para ganar difusión.

Pero la Ley es tal chapuza, y deliberadamente ambigua, que como autor de este Uluru y usuario de redes sociales tengo que estar alerta. Y es que como no se define claramente eso de agregadotes de noticias, podría llegar a considerarse un blog como tal. Y junto a la tasa Google tendríamos la tasita Uluru: en el momento que me disponga a enlazar “fragmentos no significativos de contenidos, divulgados en publicaciones periódicas o en sitios Web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de opinión pública o de entretenimiento” debería pasar por caja. Solo podría enlazar… ¡¡¡contenidos comerciales!!! Por cierto, ¿y si en vez de el enlace con su hipervínculo me limito a poner una nota a 'pie de página' con la URL morcillera?

Aun hay más: Si publico con una licencia libre o expreso de forma explícita mi deseo de que mis contenidos puedan ser compartidos –y de hecho webs y blogs como Biciciclismo, Ciclo21 o El Pedal de Frodo publican mis artículos a lo que accedo encantado en pos de ampliar su difusión-, la tasa se les aplicaría a ellos, ya que el derecho es irrenunciable. Eso sí, el cobro “se hará efectivo a través de las entidades de gestión de los derechos de propiedad intelectual”, como AEDE o CEDRO. Y como no soy socio de ninguna –ni lo seré jamás- no veré un euro de mis obras… que se llevarán otros. Eso sí, si en vez de enlazármelo, les autorizo a que lo copien íntegramente, ya no pasaría nada. ¡Siglo XIX, que voy para allá!

El tema podría llegar incluso a las redes sociales de forma que pudiera llegar a cobrarse por linkar una noticia en Twitter como hacemos millones de españoles a diario, aunque el Gobierno haya sacado una de esas notas de desmentido que suelen ser el preludio de la peor de las noticias. No olvidemos que la Ley, en la que puede caber todo, no dice absolutamente nada al respecto, con lo que puede decir cualquier cosa. Y no están los tiempos para reclamar ante los Tribunales.

2 comentarios:

  1. Os recomiendo este artículo sobre el canon AEDE: "España desconectada" http://kcy.me/18f2p No es una tasa caprichosa, es otra actuación de la que nos vamos a arrepentir también desde el punto de vista tecnológica.

    ResponderEliminar
  2. De verdad que sigo sin entender a nuestros políticos. ¿Es tan difícil percibir la realidad de TODOS y legislar para TODOS?
    ¿Saben de la importancia de esta ley (LPI) para el futuro del acceso libre a la información por parte de TODOS?

    ResponderEliminar