jueves, 2 de octubre de 2014

Ponga un hospital en su vida

El Hospital de Villalba (*) –sí, ese que ha estado incomprensiblemente dos años cerrado, y durante los cuales la Comunidad de Madrid ha estado abonando 900.000 euros mensuales a la empresa gestora, Capio- quiere darse a conocer entre sus ‘pacientes’ –y no lo digo por la paciencia ante la espera- y ha programado para este fin de semana unas Jornadas de Puertas Abiertas. Con un par.

Unas visitas para las que no han escatimado medios, comenzando por autobuses gratuitos desde la Estación de Autobuses cada veinte minutos, es decir, con una frecuencia mejor que cualquiera de las líneas del municipio. Aunque me imagino que directos, con lo que nos perderemos la visita turística villalbina que ofrecen las líneas convencionales que no dejan ni una calle por recorrer.

Aparte de visitas guiadas, y siempre siguiendo la publicidad editada al efecto, habrá un área de talleres, en las que tendremos talleres de primeros auxilios y charlas sobre salud, aunque me gustaría que también hubiese algún ponente, preferiblemente valenciano, que nos hiciera comulgar con las ruedas de molino de las ventajas de la sanidad privatizada sobre la pública.

“En el área de exposición podrá ver cómo se ha construido su hospital”, pero también agradeceríamos que se expusiera lo que ha pasado con esos millones de euros por un retraso inexplicable e inexplicado.

“En el área de salud podrá realizarse algunas pruebas básicas para conocer su estado general de salud”. Me imagino que son esas pruebas que tienen una lista de espera ‘forzada’ en la Sanidad Pública y que se derivan en aras de la efectividad hacia la privatizada o directamente hacia la privada. La de los amigos.

Finalmente habrá un área infantil, en la que “los pequeños… podrán aprender sobre salud”. Un buen sucedáneo del lugar de aprendizaje natural, que es la escuela pública, donde las últimas enseñanzas prácticas se basan en meter al mayor número posible de alumnos en un aula. ¡Y eso que España necesita científicos!

Si no tienes nada –he dicho absolutamente nada- mejor que hacer, date una vuelta. Pero si realmente necesitas un hospital, sigue apostando por lo que siempre has tenido. Más vale una Puerta de Hierro que muchas puertas abiertas.

(*) Una vez más, desde las propias instituciones se empeñan en llamar a Collado Villalba simplemente Villalba. ¿Es tan complicado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario