martes, 25 de noviembre de 2014

Velon, el mismo perro ciclista… incluso con el mismo collar

“Velon, haciendo el ciclismo mejor" es el eslogan de presentación del proyecto impulsado por once de los equipos del World Tour. Y que –no lo puedo remediar- me recuerda a las propuestas éticas o anticorrupción de Podemos: Son tan lógicas que deberían ser asumidas por todos los partidos –en este caso, todos los actores del ciclismo-. Pero a la vez, al salir de un colectivo determinado, van a encontrar ‘zancadillas’ de todo tipo: desde el “ya existe el foro adecuado en el que trabajar para un ciclismo mejor” hasta el “lo que buscáis es vuestro propio beneficio”.



Por otro lado, aunque se hable de futuro, no se trata sino de las reinvindicaciones tradicionales que ya han aparecido en momentos más o menos cercanos de la historia de nuestro deporte. Según leo en Biciciclismo, hay tres principios fundamentales:

1. Un deporte más emocionante: carreras más entretenidas para los fans, en busca de un calendario de carreras con una larga historia y que se entienda por la creciente base de aficionados. Está claro que el calendario actual del World Tour es inasumible, pero se sigue trabajando en él como base, para dar algo más de vida a un moribundo, cuando la renovación debe ser total. La independencia de las tres ‘grandes’ –perdiendo o no días de competición-, la recuperación de la Copa del Mundo o proyectos como el de Bakala, así como una redefinición de los Mundiales y alguna iniciativa más deben postularse como ejes de un calendario más atractivo. Nada nuevo bajo el sol, por otro lado.

2. Nueva tecnología: mostrar la carrera viva desde la perspectiva del corredor, que muestre a los fans lo que se siente desde el sillín. Ya he escrito varias veces en meses anteriores sobre este tema, sobre el que hay prácticamente unanimidad entre todos los actores del ciclismo y cuya adaptación llevaría exclusivamente el tiempo en que se tarda en modificar el Reglamento UCI. Eso sí, la pelea –como otras tantas similares- radica en quien será el propietario de esos derechos y sus correspondiente contraprestación económica. ¿El corredor y su equipo o el evento?

3. Respaldado por equipos sostenibles y creíbles que los aficionados puedan seguir ahora y la largo plazo en el futuro. Creación de una nueva y mejor economía, a través de acciones colectivas y una mayor cooperación entre los equipos y las partes interesadas. Lo dijo Cookson la semana pasada, “hacer el pastel más grande”… aunque ya lo había manifestado Manolo Saiz hace dos décadas. Y es que a veces se nos olvida que, en esto, el ciclismo no es como la Fórmula 1 –por cierto, también en crisis-, en la que los escenarios están al servicio de los equipos. En nuestro deporte, al menos en lo referido al ciclismo profesional de carretera, organizadores y equipos siempre han luchado coger más parte del pastel, nunca por hacerlo más grande… y salvo cambio radical, mucho nos tememos que seguirá siendo así.

En fin, ojalá esta simple declaración de principios se plasme en algo práctico, no en la típica comisión especializadas en crear camellos cuando se necesitan caballos. Mientras que no se dé ese paso, mucho me temo que Velon será el mismo perro… incluso con el mismo collar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario