jueves, 12 de marzo de 2015

Descubriendo Armenia y su genocidio desde una inesperada librería

Tengo que reconocer que aunque soy de los que he desterrado el papel de muchos documentos –incluidos bastantes libros- a cambio de publicaciones electrónicas en el e-reader o en el iPad, y que suelo realizar bastantes compras a tiro hecho en plataformas como Amazon, las librerías siguen siendo un lugar mágico para mi, en el que hojear y ojear publicaciones –alguna terminará cayendo- o simplemente ver novedades en el escaparate, si no tengo la ocasión o la tentación de entrar.

Por eso me duele leer que en 2014 se cerraron más de 900 librerías en España y apenas se abrieron 200, aunque ello no es debido sólo a circunstancias como las antes descritas, sino muchas veces a razones más inesperadas, como la subida de alquileres en locales de renta antigua o la escasa venta de material de papelería y escolar, que muchas veces era el negocio principal. Es más una cuestión de adaptarse a los tiempos… aunque este no es el tema del post (si queréis profundizar, os recomiendo este enlace).

Y es que una librería tradicional me permitió descubrir ‘La memoria del Ararat’, un libro de viajes que navega por Armenia, que es decir lo mismo que el holocausto que sufrieron los armenios hace casi un siglo –se va a celebrar el centenario del inicio de esta tragedia el próximo 24 de abril, una fecha que no debemos olvidar-. Un tema sobre el que tenía muchas ganas de ‘empaparme’ pero sobre el que no había encontrado referencias de interés… o simplemente tiempo para hacerlo.

Ver el libro y echar la mano a la cartera fue casi instantáneo, y si me quedaba alguna reticencia se desvaneció cuando vi el nombre del autor, Xavier Moret, del que ya había leído ‘Boomerang’ –uno de mis libros de cabecera junto a ‘En las antípodas’ de Bill Bryson en mis dos periplos por Australia-, e ‘Islandia, revolución bajo el volcán’, interesante narración sobre la desconocida Islandia.

Armenia, el genocidio de un millón y medio de personas que sólo han reconocido una veintena de países en el mundo, entre los que no está España, pero sí Euskadi y Cataluña. Armenia, la diáspora de una nación con más habitantes fuera que dentro. Armenia, la incertidumbre del ‘no país’ hermano de Nagorno-Karabaj. Armenia, el país al que todos quieren regresar, pero del que muchos todavía desean salir. Armenia, la paradoja de que su símbolo omnipresente, el Monte Ararat, está fuera de sus fronteras.

Y aunque en muchas ocasiones, leer un libro como éste es la única forma de paliar la frustración ante un viaje que sabes positivamente que nunca realizarás, en otras ocasiones es la mejor forma de abrirte nuevas puertas ante una realidad en la que deseas profundizar… incluso poderla vivir en primera persona.

Apenas tres días después de comenzado, el libro ya es pasado, pero Armenia es presente y ojalá algún día futuro.

1 comentario:

  1. Querido Luis,
    Cualquier día, cuando (o si) Ud quiera realizar este viaje, estaré muy feliz mostrarle mi patria. Ojala ese futuro, de que habla, llegue pronto!
    Saludos cordiales,
    Tatev Gevorgyan

    ResponderEliminar