miércoles, 18 de marzo de 2015

Primer Congreso de la FEA para analizar los problemas de funcionamiento de los automóviles

La asociación FEA, Fabricantes Españoles de Automóviles, organizará el próximo mes de abril un Congreso en Madrid con el fin de estudiar los graves problemas de funcionamiento que aparecen en numerosos vehículos una vez que están circulando por la vía pública, y que no habían sido detectados en los controles de calidad  previos antes de ponerlos en la calle.


El más grave, sin duda, es el de los intermitentes. A pesar de que no hay estadísticas específicas, en un cada vez más elevado número de coches dejan de funcionar bajo cualquier circunstancia (giro, cambio de carril, detención…) sin que se hayan encontrado razones lógicas que justifiquen esta disfunción. No obstante, hay una excepción que podría servir para profundizar en las investigaciones: el encendido repentino de ambas luces cuando el vehículo se detiene repentinamente en un lugar no apropiado.

El fenómeno de la ‘desintermitencia’ se une a otros comportamientos extraños de los automóviles en las rotondas. “Salvo cambiar el sentido del giro y hacerlo al contrario de las agujas del reloj, hemos visto muchos y gravísimos problemas en las rotondas”, indica un portavoz de la FEA que pretende permanecer en el anonimato. “Quizá se deba a un problema de magnetismo”, añade, aportando una luz sobre la circulación en estos puntos específicos.


Este magnetismo también podría estar detrás del comportamiento de los vehículos en autopistas y autovías, donde tienden a situarse en los carriles de la izquierda disminuyendo al mismo tiempo su velocidad, para dejar libres los de la derecha. “Este fenómeno convive con otro muy particular, el de aquellos turismos que siguen incomprensiblemente una trayectoria errática con continuos cambios de velocidad y de carril”.

No obstante, hay algunos comportamientos no deseados que no sólo no parecen problemáticos, sino que serán estudiados para que sean extensibles a otros automóviles. Por ejemplo, el súbito acelerón que se origina en los llamados pasos de cebra con el fin de permitir que el peatón pueda cruzar cómodamente… una vez que ha pasado el vehículo.


La relación entre señales y automóviles será objeto de una mesa de trabajo especial, ya que también se cree que aquellos dispositivos pueden ejercer alguna influencia sobre las máquinas. Y es que no se entiende por qué ese triángulo rojo y blanco con el vértice hacia abajo puede ocasionar reacciones tan distintas en los automóviles, aunque lo mismo sucede cuando no aparece y los vehículos se quedan desamparados en cualquier intersección a la espera de tiempos mejores.

En este sentido, un símbolo octogonal con las letras STOP es el que más interferencias parece causar, y será profundo de un amplio debate, ya que muchos conductores –y ponentes- consideran su significado en base a las siglas de Sigue Tieso y Olvídate de Parar. Los detractores de esta interpretación consideran que está en relación con las señales que se ven en Sudamérica, con expresiones más claras como ALTO o PARE, aunque la primera vía argumenta que también se trata de siglas, concretamente de Adelante Listos; Tontos Olvídense, y Primero Acelero y el Resto que Espere, respectivamente.


Según pasen los días, se irán añadiendo temas a este interesante y profundo debate, que tanta inquietud ha causado en la FEA. Al foro se ha invitado a CERDOS, Conductores Españoles Reticentes a la Decisión de Obedecer Señales, pero han declinado su asistencia diciendo que el problema no va con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario