domingo, 30 de agosto de 2015

Apuntes de fauna social (XX): «Nada es más peligroso que una idea cuando no se tiene más que una… y ni siquiera es propia»

«Nada es más peligroso que una idea cuando no se tiene más que una», es una de esas frases que merecen no sólo recordar de vez en cuando, sino analizar detenidamente. Su autor es Émile-Auguste Chartier, conocido mejor por el seudónimo de Alain, un polifacético francés, filósofo, pensador, profesor, científico y… periodista, que vivió a caballo entre el siglo XIX y el XX.

Alain insistió en la importancia que supone cuestionarse todo. «Pensar es decir no»; «pensar es ir de error en error»; «reflexionar es negar aquello que creemos». Citas que tienen su continuidad en otras como «no es difícil tener una idea; lo difícil es tenerlas todas» o «la mejor forma de tener una buena idea, es tener muchas ideas».

Sin embargo, lo que no pudo imaginar Alain es que en pleno siglo XXI hay algo más peligroso aún: que la única idea que se tiene ni siquiera sea propia, que se adopte por utilitarismo, por servilismo, por mero interés. Vemos cómo algunos que van de líderes acomodan su pensamiento exclusivamente al mantenimiento de su situación y de su posición, a la mera obediencia de aquellos poderes fácticos a los que se deben, adoptando esa idea, única y extraña, como propia. Y que en algunos casos defienden con la fe del converso. O como todos aquellos que piensan que la única forma de hacer carrera en una organización es simple y llanamente estar a ese sol que más calienta… aunque al final pueda terminar achicharrándolos.

Con todo mi respecto y admiración al gran maestro, Forges.

No hay comentarios:

Publicar un comentario