viernes, 27 de noviembre de 2015

La nueva Dimension del ciclismo africano

La selección del Dimension Data como decimoctavo equipo World Tour ha sido recogida de forma entusiasta por casi todo el ciclismo mundial, por lo que significa el hecho de que estemos ante el primer equipo de filiación africana en la élite de nuestro deporte.

Titulares como “Día histórico para el ciclismo” o “La UCI se rinde ante la emergente África” representan lo que sienten –sentimos- todos los aficionados. Pero la emoción de esta indudable buena noticia no debe hacernos perder el norte de varias realidades no tan emocionantes.

La primera de ellas es que la demanda de formaciones World Tour está muy por encima que la oferta, desgraciadamente. Por ello entró el IAM Cycling hace un año y por ello se ha invitado ahora al Dimension Data, cuando la barrera de las exigencias está muy por debajo que hace unas temporadas… y del estándar que se había fijado la propia UCI. Ello no quiere decir que el equipo de filiación sudafricana no se lo merezca, por sus éxitos deportivos, por el trabajo de Doug Ryder, e incluso por programas paralelos que buscan sobre todo incrementar el uso de la bicicleta en África, entendiéndola como una forma de vida en el más amplio sentido de la palabra. La lectura del fenomenal ‘La tierra de las segundas oportunidades’ nos puede dar muchas pistas en este sentido.

Todo ello es mérito del MTN-Qhubeka cuya estructura ha heredado el nuevo Dimension Data. Pero está por ver si prevalece la misma filosofía. La entrada de Marc Cavendish y sus guardaespaldas le da un nuevo carácter al equipo, más internacional y sobre todo más triunfador, como reclamaba el propio patrocinador. Y quizá menos africano, con un plantel en el que se ha reducido a doce el número de corredores del continente y cuyo papel será, en principio, bastante más secundario. Las palabras de ‘Cav’, “con toda honestidad, veo al equipo convertirse en el más grande del ciclismo profesional en pocos años”, muestran a las claras esa dualidad, ¿incompatibilidad?, africanidad-internacionalismo.

Por otro lado, por mucho que proyectos como éste, el ya mencionado del Team Rwanda, y otros similares en buena parte del continente, África no es, ni mucho menos, una potencia emergente en el ciclismo. Es un trabajo más a largo que a medio o corto plazo, que puede dar frutos aislados, pero que tiene importantes, y preocupantes, lagunas, comenzando con la mentalidad, como podemos leer en el libro de Tim Lewis. El nacimiento del primer WT australiano se produjo bastantes años después de estar cansados de ver ‘aussies’ en los podios de las principales carreras. Y en Sudamérica, por ejemplo, aún ni se vislumbra esta opción, cuando por tradición o presente, países como Colombia ya deberían estar en la máxima categoría mundial. Solamente que no tienen ni un Ryder ni el patrocinador necesario.

Insisto, la presencia de Dimensión Data, vista como equipo africano, en la élite debe ser motivo de satisfacción para todos, pero sin perder nunca la perspectiva de lo que significa y de lo que puede cambiar. Es más, desde mi modesto punto de vista, el fichaje de Louis Meintjes por Lampre puede ser mucho más significativo para el ciclismo africano.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Del bicifútbol de Sagan al Mundial de ciclobol

Estas imágenes de Peter Sagan jugando al fútbol con su bicicleta de carreras, en una exhibición en la fábrica de Sportful junto al ‘malabarista’ Vittorio Brumotti, no sólo fueron virales hace un par de semanas, sino que transcendieron a numerosos medios informativos que hablaban de las habilidades del eslovaco en bici-fútbol, al que se calificaba como “un deporte que ya existe”.

Cierto, aunque la denominación no es tan descriptiva como ‘bici fútbol’, sino que en realidad se llama ‘cycle-ball’ o castellanizado en ciclobol, pese a que en nuestro país la práctica sea casi nula. Y, además, es una disciplina que está integrada en la UCI, aunque algún ex presidente de la RFEC, hace ya muchos años, no lo supera y dirigiera a un periodista hacia el organismo que dirige Ángel Villar.

Es más, esta modalidad ciclista vive este fin de semana su Campeonato del Mundo, concretamente en la ciudad malaya de Johor Bahru, englobando las dos disciplinas del ciclismo en sala: el ciclismo artístico –básicamente hacer una serie de figuras individualmente o en dúo, ya que la modalidad de equipos se dejó de practicar- y el mencionado ciclobol.

¿Y por qué en Malasia? Simplemente porque es una de las potencias mundiales de esta disciplina, también extendida en países asiáticos como Japón o Indonesia, aunque su epicentro esté en Centroeuropa, especialmente en Alemania, Suiza, Austria o República Checa, donde los pabellones se llenan para ver los partidos bicifutboleros… aunque no juegue Sagan.


Este pequeño resumen de la Copa del Mundo -que también existe esta competición- nos muestra la habilidad de los verdaderos ciclobolistas y sus máquinas, que no tienen nada que ver con la montura que llevó el campeón del mundo en su exhibición.

sábado, 10 de octubre de 2015

Adiós Copa del Mundo de pista, bienvenidas World Series

Uno de los anuncios de la UCI durante los pasados Mundiales de Richmond fue la nueva estructura del calendario de pista a partir de la temporada 2016-17, es decir después de los Mundiales de Londres (o de los Juegos Olímpicos de Río, a efectos prácticos).

Aunque hay algunos cambios en la clasificación y puntuación de las distintas pruebas, la principal novedad es la desaparición de la Copa del Mundo, una competición que no se parece en nada a la que se creo en la década de los noventa, con hasta cinco mangas por todos los continentes y un programa muy similar al de los Mundiales: en este 2015-16 sólo tres y en Colombia, Nueva Zelanda y Hong-Kong y con sólo las pruebas olímpicas.

De ahí que las Copas del Mundo dejen paso a las World Series, que pretenden recuperar ese espíritu, con seis pruebas en todos los continentes, pero sin la obligatoriedad de ir a todas, sino que sólo sumarían los tres mejores resultados.

Cada organizador podría ‘personalizar’ su programa, aunque reduciendo pruebas de tal forma que se desarrollaría la competición en sólo dos días -eligiendo la opción de viernes a sábado, por la tarde-noche, o sábado y domingo hasta mediada la tarde-, con el fin de reducir costes. Eso sí, cada prueba mundialista -las actuales, aunque el omnium podría ser revisado, y a las que se le sumaría la eliminación- estarían en un mínimo de dos de las seis World Series.

El proyecto está ya casi cerrado, aunque necesita plasmarse reglamentariamente en los próximos meses, en los que también se comenzará a trabajar para determinar esas primeras pruebas para la próxima temporada, que seguirían siendo en otoño e invierno. La UCI pretende tener cerradas las sedes con ocasión del Mundial de Londres, el próximo mes de marzo.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Así será el Mundial de ciclismo urbano

Una de las grandes novedades de las reuniones que ha celebrado la UCI durante este Mundial de Richmond ha sido el anuncio de que habrá un Mundial de ciclismo urbano a partir de 2017, aunque aún se desconoce la sede.

¿Y qué incluirá este Mundial? De momento, va a englobar a tres disciplinas de origen muy distinto, pero que pueden tener en una ciudad el mejor de los escenarios. Por un lado, el trial, una especialidad que desde Sierra Nevada 2000 ha ido vinculada al BTT, algo que parece lógico, aunque en los últimos tiempos han primado los recorridos con obstáculos artificiales en lugar de los naturales, por lo que su nuevo destino ‘urbano’ no está reñido con la lógica. Incluso las exhibiciones suelen ser en centros comerciales, como este vídeo de Benito Ros.


Por otro, el XCE, el eliminator que en principio se concibió como una revancha del cross country (XCO), dentro del mismo Mundial. Sin embargo, al programarse en los días anteriores ha dejado de tener interés –por el posible riesgo de lesiones en caídas o enganchones- para los verdaderos especialistas del mountain bike campestre. De hecho, su desaparición de los programas de la Copa del Mundo parecía una condena a medio plazo, como está sucediendo con el 4X. Además, los recorridos naturales han dado paso a trazados artificiales, con escaleras, pasos estrechos… por lo que ha encontrado en el hábitat urbano un medio ambiente mucho más favorable.



Y en tercer lugar, el ‘freestyle’, al que me niego a considerar como parte del BMX, salvo en el uso de monturas parecidas. Se trata de una vieja aspiración de la UCI la integración de esta disciplina. Aún no hay reglamentos, ni otras regulaciones, pero se han están dando pasos agigantados para esta próxima integración. Y desde luego, pocos ciclismos tan urbanos como éste.


Aún queda otra disciplina más, también nacida y crecida en las calles de las poblaciones, especialmente en Estados Unidos, aunque ya difundida por medio mundo. Me refiero al ciclismo con ‘fixies’, representado perfectamente por ese circuito ‘Red Hook’. De momento, esta especialidad no estará en el nuevo Mundial, aunque me consta que se están dando pasos agigantados: las distancias son lejanas, pero ya no parecen insalvables.

Y puestos a soñar, ¿por qué no un descenso urbano para completar, aunque en este caso se requiera una ciudad más bien empinada, como Lisboa?

jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Reforma en el ciclismo profesional? Sinceramente, no la veo

¿Reforma en el ciclismo profesional? Sinceramente, no la veo por ninguna parte. El proyecto que estaba manejando Pat McQuaid para el UCI World Tour y que se cortó de raíz al no ser reelegido –aunque no se le dio la estocada directamente por aquello de qué dirán-, sí era una reforma, incluso radical, con la que podrías estar más o menos de acuerdo, pero que cambiaba sustancialmente las reglas del juego del ciclismo profesional.

Sin embargo, el documento aprobado ayer por la UCI y que se ha presentado hace pocas horas –con la nocturnidad propia de estar en el Nuevo Continente, no le demos más vueltas- no puede ni debe ser calificado con ese título, tan pomposo como inflado. Porque no es una reforma, es simplemente un ajuste del que pensaremos, en el mejor de los casos, que contempla unas pocas acciones necesarias, pero otras, de mero contenido estético. Y en definitiva, que intenta por enésima vez mejorar la imagen del ciclismo, pero no con acciones concretas sino con definiciones paradigmáticas.

Vaya por delante de que el UCI World Tour no me parece un sistema válido para el ciclismo –de cara a terceros, como patrocinadores o público en general-, al que siempre he definido, usando un símil automovilístico, como una amalgama del Mundial de Fórmula 1, del de rallyes… aderezado con competiciones tipo raid, y alguna otro ocurrencia añadida. Y el hecho de que ahora se anuncien clasificaciones adicionales para el mejor escalador, el mejor clasicómano, el mejor sprinter… no deja de ser un reconocimiento tácito de que las partes tienen más importancia que el todo, y que deberían consolidarse en parcelas diferentes y separadas –y por lo tanto mejor vendibles y comprensibles- sin necesidad de crear ese ‘totum revolutum’ que quiere definir el ciclismo universal, y dando oportunidades a cada uno –corredores, equipos pero también organizadores- según sus cualidades y preferencias.

Pero volvamos al documento presentado. ¿Alguno cree que aumentar la duración de las licencias a tres años traerá más estabilidad, cuando los criterios de evaluación son anuales y pueden cargarse a un equipo de un día para otro? El ‘Katushazo’ está en la mente de todos y los problemas de aquella campaña con 19 equipos se recordarían aún si no fuese porque ahora mismo sólo hay 16 equipos World Tour –el IAM no se debe contar por la forma en que fue invitado-. Ahora mismo no hay suficiente demanda para cubrir la oferta de plazas y eso es algo que no depende de ninguna de las variables que se presentan en el estudio.

¿Pliegos de condiciones para equipos y organizadores? No es ninguna novedad, ya que actualmente existen. Ni siquiera el cambio/ampliación de sus contenidos. Lo interesante sería ver de qué forma se aplican, a quien y cuando. Y no hace falta irse muy lejos, temporalmente hablando, para interpretaciones maniqueas.

La mundialización del ciclismo, plasmada en la integración de nuevas pruebas, tampoco es una novedad sino una tendencia irreversible desde hace varios años, que hay que atender sí o sí; y menos aún que se hable de estandars organizacionales. En este sentido no hay que hacer muchas cábalas para pensar que el exotismo, los (petro)dólares y otros intereses más o menos caprichosos pueden pesar a medio plazo más que la tradición y el trabajo de muchos años. ¿Hay que recordar que pasó con el Tour de Beijing? En cualquier caso, más que más pruebas el calendario ciclista necesita una mejor distribución de carreras... y una mejor integración entre las distintas divisiones ciclistas.

En este sentido, el establecimiento de una clasificación que integre a todos los circuitos y a todos los equipos es algo interesante… pero tampoco novedoso, sino un ‘come back’. Y limitado ya que se aplicará a corredores y naciones, pero no a las propias estructuras.

¿Brindis al sol, lavado de fachada, mano de pintura? Llamadlo como queráis, aunque lo que tendremos no es nada con lo que se avecina en el ciclismo femenino que también tendrá su World Tour en 2016. Mal de muchos…

lunes, 21 de septiembre de 2015

La Burbuja de Ponferrada palidece ante el Richmond Convention Center

Si uno de los puntos fuertes del Mundial de Ponferrada fue su famosa Burbuja, es decir, la concentración en una zona bastante reducida, pero en diferentes edificios, de toda la infraestructura del Mundial, Richmond 2015 se ha superado, ya que en solamente uno –realmente dos, pero conectados por varias pasarelas-, el Richmond Convention Center, ha ubicado todo, absolutamente todo lo inimaginable en relación con el trabajo administrativo de un Campeonato del Mundo.

En primer lugar, el centro de acreditaciones, que normalmente suele estar en un lugar relativamente aislado para facilitar la llegada de personas aún sin credencial, también se ha ubicado en este edificio, facilitando un contacto que en anteriores ocasiones era bastante incómodo entre dichas operaciones y otras en relación con la Permanente o la Oficina de Prensa. En cambio, en este Mundial se produce la paradoja de que han repartido muy pocas acreditaciones de vehículos, pero es fácil llegar sin ellas hasta el mencionado Richmond Convention Center.

Sin embargo, el ‘no va más’ es el podio indoor que se ha instalado en una inmensa sala de este recinto ferial. En principio resulta un poco extraño, incluso agobiante, y aunque los pronósticos no dan lluvia en los próximos días –hoy si había una alta posibilidad, aunque al final las nubes no han descargado- no está de más recordar el aguacero que sufrimos en el último protocolo de Ponferrada. Supongo que en Qatar no será necesario… pero lo mismo se sienta un precedente para otras pruebas ciclistas de climatología más complicada.

En dicha sala, inmensa por otro lado, podemos encontrar toda la venta de merchandising mundialista –no los típicos tenderetes callejeros de otros eventos, sino una verdadera exposición tipo ‘El Corte Inglés’-, de otras entidades relacionadas con el evento, como ese ‘Virginia Is For Lovers’ del que ya hablaré otro día, la propia Federación Estadounidense de Ciclismo,  y naturalmente el ‘adelanto’ de Qatar 2016, con todo lujo de detalles.

Por último, la futbolización del ciclismo en los Mundiales es cada vez más evidente, ya que los corredores tienen que pasar al terminar, sí o sí, por una inmensa zona mixta, sin poder salir en contradirección o tener otras escapatorias para huir de la zona de llegada. Eso sí, siempre quedará a su voluntad hacer o no declaraciones. Podio, conferencia de prensa y control, a continuación, y en muy pocos metros.

Y para colmo, el hotel oficial de la UCI –el Marriot- justo al lado del Convention Center y  de la propia línea de llegada. ¿Alguien da más o hablamos después de Qatar?

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Be Bike: la primera serie de TV protagonizada por la bicicleta

Que el ciclismo es un fenómeno con cada vez más implantación social es algo evidente. Pero pensar en que la bici podría ser la protagonista de una serie de televisión es algo que jamás se nos había pasado por la cabeza… pero que cambiará mañana con el estreno de ‘Be bike’, una serie dedicada al mundo de la bici y que se estrena en el canal A&E, a las 22:50.

Se trata de la primera producción propia de este canal –perteneciente a History Channel-, aunque en colaboración con una empresa tan prestigiosa como El Terrat, en la que se sigue el día a día de una tienda taller, Barceloneta Bikes, en la que sus cuatro dueños,  Tony, Xavi, Pablo y Gibril, unos apasionados que no entienden las bicis como un trabajo sino como su estilo de vida, afrontan todo tipo de retos  en creaciones personalizadas, reparaciones y restauraciones de cualquier bici.

En principio son seis capítulos, en el que se mezclarán las historias personales de los protagonistas, los distintos retos que afrontar con las distintas bicicletas… y tramas secundarias, también relacionadas con el ciclismo, que contarán con la presencia de personajes como Perico Delgado,  el ex seleccionador Jaume Mas, o el ex campeón del mundo de biketrial César Cañas.



Como complemento al estreno de la serie y de la mano de la Fundación Bicicletas sin Fronteras, invita a sus espectadores a participar en el reto solidario ‘Apadrina 100 bicicletas’, una iniciativa cuyo objetivo es donar 100 bicis para que niños de distintas aldeas desfavorecidas de Senegal puedan ir a la escuela, mejorando así su calidad de vida.

sábado, 12 de septiembre de 2015

El desenlace necesario de la Vuelta

Creo que ya se han escrito suficientes textos más o menos amplios -desde los 140 caracteres de un Twitter que ha estado ardiendo toda la sobremesa hasta los cientos de palabras de esas crónicas que se están ya cerrando- que sería absurdo por mi parte extenderme sobre la necesidad de las tácticas en ciclismo frente a los ataques individuales -eso sí aprovecho para recordar la importancia del ‘pinganillo’ como elemento transmisor entre la dirección y los corredores-; de que el ciclismo es un deporte de equipo con resultados individuales; que las etapas de montaña son siempre más decisorias -que no decisivas- que las ‘monopuerto’; o que los grandes hazañas siempre van acompañadas de no menos grandes y espectaculares derrotas. Pasó con Hinault y Gorospe hace ya 22 años. Y hoy ha sucedido con Fabio Aru y con Tom Dumoulin, en un día en que todos nos metimos en la piel del neerlandés, en esa agonía cada vez más dolorosa camino de Cercedilla.

En esta Vuelta, pues, hemos descubierto a dos grandes campeones -con características muy distintas, a lo Indurain y Chiappucci, por ejemplo- que dominarán las ‘grandes’ en pocos años, mejor dicho, a tres, ya que Mikel Landa ha estado lejos del triunfo absoluto pero me ha impresionado en algunos momentos más que el propio Aru. Todos ellos frisando los 25 años, como un Nairo Quintana que no ha estado tan espectacular esta campaña como en sus inicios, pero que todavía tendrá muchas páginas de oro por escribir.

La Sierra de Madrid ha vuelto a ser Historia de La Vuelta. Y con este brillante -y doloroso- broche se olvidará definitivamente el fiasco de la crono por equipos de Marbella. Porque, de haber sido mínimas las diferencias a favor del italiano, ¿alguien habría podido demandar los segundos adicionales que podría haber sumado el Giant sobre el Astana si se hubieran contabilizado las diferencias? O al revés, que Landa hubiera sido despedazado por su rebeldía en Andorra en vez de alabado por su fenomenal desempeño como gregario de lujo, especialmente hoy.

Hay unas últimas conclusiones que quizá puedan originar más debate, lo cual me agradaría. Y es que por mucho que las jornadas decisivas hayan sido las más clásicas en su formato montañoso -Andorra y Sierra de Madrid-, el carácter de la Vuelta se ha consolidado con las etapas ‘matacabras’, a tenor de las audiencias. Eso sí, en este sentido no es necesario buscar metas inéditas por encima de todo, sino simplemente seleccionar entre las que valen y las que no. Y no me refiero sólo al recorrido, sino a toda la logística que acompaña a la carrera -posibilidad de albergar toda la infraestructura en unos límites geográficos aceptables y de evacuar en las condiciones de rapidez necesarias para todos-.

Y si encima dejamos de castigar y penalizar las contrarrelojes -¿cuándo se va a recuperar una cronoescalada?-, veremos que la Vuelta es la ‘grande’ que hoy en día tiene mejor definida su identidad y que es perfectamente viable, a pesar de que la amenaza de reducción a dos semanas es más real que nunca... y que podría haber tenido hasta una cierta justificación de no haber sido por el desenlace de Cercedilla.

PD: Es triste que una escapada tenga más protagonismo en los medios cuando los líderes no se mueven. E injusto, por tanto, que el etapón de Rubén Plaza quede en segundo plano por el terremoto en la Sierra de Madrid. Por ello, no quiero terminar sin felicitar al alicantino, ganador de una de las etapas de las de antaño, con un coraje, de los de siempre.

Fotos: © Graham Watson/Unipublic

lunes, 7 de septiembre de 2015

De la campeona más polifacética a las más simpáticas

Es curioso que lleve toda la vida oyendo a un montón de directores decirles a sus ciclistas que se centren sólo en la carretera, que no malgasten energías en la pista, en la que no van a aprender nada, ni menos aún el ciclocross, peor aún por el riesgo de lesiones. Y del BTT, ya ni hablo: ¿eso es ciclismo?

Las chicas han sido el último reducto de esa anti-especialización, bien por no tener un calendario tan amplio, bien por su condición amateur -para bien o para mal- que les permite correr lo que les apetece, sea carretera, pista, BTT, CX… o incluso el Red Hook: echad un vistazo a la participación de este fin de semana en Barcelona.

Sin embargo, la mentalidad del ‘uniquismo’, es decir, la de la especialización, la de no dispersar energías, también está llegando a las féminas. En algunos casos puede ser una apuesta interesante de cara al futuro. Eso parecía hasta…

…lo que hemos visto hacer a la francesa Pauline Ferrand-Prevot, campeona del mundo de carretera, ciclocross y mountain bike en apenas doce meses. Y no es porque sea una casualidad, ya que a las tres disciplinas se ha dedicado con una cierta intensidad, incluso simultaneando ruedas finas y anchas. De hecho, su gran objetivo es ser campeona olímpica en Río en ambas disciplinas, aprovechando los diez días que hay entre las competiciones.

La joven campeona francesa puede haber sentado un importante precedente en esto, aunque sea su clase la que en definitiva ratifique sus polifacéticos éxitos.

También espero que hayan abierto un camino estás jóvenes: “El paso de las chicas de la Comunidad Valenciana por #PistaGalapagar". Nuestro deporte evoluciona y no sólo en lo que es la competición, sino fuera de ellas y la prueba es este simpático vídeo, que protagonizan Marina Cerezo, Empar Fèlix, Esperanza Paredes, Cristina Soler, Isabel Ferreres, Sandra Alonso y Melisa Gómiz. Tanto es así que me gustaría ver pronto una segunda parte o algún otro equipo hacer algo similar.

martes, 1 de septiembre de 2015

Ainara Elbusto, la desconocida reina mundial del ciclismo

Una de las pocas ausencias femeninas –pero a la vez bastante importante- en el pasado Campeonato de España de pista fue la de Ainara Elbusto. La navarra había tomado parte en todos los Nacionales absolutos desde 2008, pero esta temporada está más centrada en la carretera –ha llegado incluso a correr la Emakumeen Bira y el Tour de Bretaña con la selección-… y con las fixies, en el circuito mundial Red Hook Crit Series, cuya general ganó en 2014 y lidera en esta temporada, a falta de las pruebas de Barcelona –el próximo sábado- y Milán.

De hecho, este dominio –sin olvidar la espectacularidad y combatividad que muestra en todas sus actuaciones- puede traducirse en sea una de las reinas del ciclismo mundial, aunque posiblemente la más desconocida de todas. Como reconoce con sinceridad “ya gané la general el año pasado y la repercusión mediática no fue muy grande”. De hecho, se trata de una de las pocas disciplinas que se encuentra al margen de la UCI y las perspectivas de acercamiento no parecen inmediatas, aunque la ciclista navarra considera que “los organizadores de Red Hook no es que huyan de la UCI, sino que el sistema que ellos utilizan lo hacen pensando en apoyar a los deportistas, pero creo que esto va a más y en un futuro muy próximo podríamos tener un campeonato nacional. En este tipo de pruebas tienen el respaldo de fuertes casas comerciales y comparado con lo que estamos acostumbrados en España, consideramos que son buenos premios”.

Los comienzos de Ainara fueron, como suele suceder en este tipo de situaciones, por casualidad. “Me enteré por Facebook y recibí una invitación para ir a correr a Barcelona en 2014. Se lo comenté a Héctor –Rondán, su director en Reyno de Navarra- y me dijo que podía ir muy bien”. Y tanto, ya que ganó la prueba. “Por ello fui a Milán donde tuve una fuerte caída, pero terminé segunda, con lo que gané la general”. Este año se lo ha tomado con absoluta dedicación. “El Red Hook 2015 consta de cuatro carreras, de las cuales he ganado las dos primeras, en Nueva York y Londres. Si en Barcelona y Milán, que son las dos que restan, consigo hacer entre las cinco primeras, creo que volvería a repetir triunfo”.

Aunque reconoce que “para competir en estas pruebas tienes que tener cierta habilidad, al ser bicicletas sin freno y por ello la práctica en los velódromos es importante”, también considera que “no tiene nada que ver con el ciclismo de carretera ni el de pista. Son circuitos de aproximadamente 1.200 metros. Primero tienes 20 minutos para hacer una vuelta rápida que determina las posiciones de salida, y que está premiada por lo general con 200 dólares. Por la noche se disputa la prueba y la primera vuelta tiene una dotación económica variada; a mitad de carrera hay otro sprint puntuable con premios en especie. Y luego está el sprint final que tiene un premio que ronda los 500 dólares y una bicicleta de pista. En chicas hay corredoras americanas y europeas que corren en equipos de ruta. En chicos también hay gente de la pista y de la ruta, de equipos amateur e incluso continentales”.

Por si os interesa algo más este tipo de ciclismo y, sobre todo, ‘ayudar’ a Ainara Elbusto –líder con 79 puntos, frente a los 57 de la estadounidense Kacey Lloyd y los 52 de la francesa Fleur Faure- a alcanzar ese reconocimiento que se merece, os recordamos la cita del próximo sábado en el Parc del Fórum de Barcelona, donde estarán también corredores como Luis Junquera –segundo en Nueva York y octavo en la general, por cierto-, Daniel Ania, Alejandro Kim las hermanas González, Sandra Jorda o Itsaso Ahechu, ciclistas polifacéticos que han destacado en otras disciplinas.

lunes, 31 de agosto de 2015

Galapagar 2015: cinco reflexiones para cinco días



Cinco días en lugar de seis, que quizás se haya notado en el bolsillo de las Federaciones, pero que nos ha supuesto un Campeonato de España igual de intenso que el de 2014, aunque no sé por qué, bastante más accidentado, en el que hasta ciclistas tan expertos como Itmar Esteban se han dejado la piel literalmente en el cemento galapagueño. Y en mi caso particular, mucho más cargado, al tener que ejercer como ‘speaker’. Y aunque ‘sarna con gusto no pica’ –y más cuando tuve la suerte de vivir pruebas realmente intensas- sí cansa.

Cinco días, cinco reflexiones que me gustaría compartir con mis amigos de Uluru.

1. Si en 2014 el gran protagonista fue Albert Torres, en esta ocasión señalaría a Sebastián Mora como la principal referencia de estos Nacionales, y más cuando desgraciadamente no pudimos contar con la presencia del super-hiper-mega combativo Eloy Teruel por una lesión que le impedía pedalear. El castellonense madura de año en año y lo demostró con un tiempazo en la persecución y con una madison controlada de principio a fin con un Julio Alberto Amores que es su complemento perfecto. Eso sí, en la puntuación tuvo que ceder ante un Torres que, aunque se quejaba de estar reventado –y su cara lo demostraba- pudo aprovechar su bagaje de carretera y sobre todo una cualidad importantísima en un ciclista: echar mano del sufrimiento para compensar la merma en las condiciones.

2. Hay que agradecer igualmente la presencia de ruteros como los castellano manchegos Jesús Alberto Rubio y Vicente García de Mateos o los castellano-leoneses Diego Rubio y Noel Martín. Los dos primeros hicieron una madison notable y solo la mala suerte de la desgracia combinada –avería del primero y caída del segundo- les impidió estar en el podio, que ya había pisado el segundo en la persecución. El ‘mayor’ de los Rubio –por estatura- también estuvo en ese cajón como subcampeón de España de persecución y debería ser un firme candidato a la cuarteta si realmente hubiera una simbiosis pista-ruta en nuestro país y no ese rechazo incomprensible e injustificable de buena parte de los equipos de carretera hacia esta disciplina. Y finalmente Martín hizo una puntuación sobresaliente, aunque en este caso, dedicarse a la pista de forma individual imposibilitaría su presencia como piloto de tandem. Y no olvidemos que en Nottwil pisó dos veces el podio junto con Carlos González, un año después de haberse estrenado con el arco iris.

3. Otra ciclista que crece es Tania Calvo. Ya lleva muchos años en el candelero, pero temporada tras temporada ‘progresa adecuadamente’. Los cuatro oros logrados este fin de semana son una anécdota, ya que esta temporada tiene otros objetivos muy distintos, pero sí una confirmación. Por cierto, me alegra también que en la categoría junior haya ciclistas decididos a ser velocistas y ojalá cuenten con los medios para consolidarse. Me refiero a los valencianos Alejandro Martínez e Isabel Ferreres o al navarro David Orgambide.

4. Y quien siempre será grande es Leire Olaberría. A sus 38 años sigue con la ilusión con la que empezó. Siempre recordaré unas declaraciones suyas en Valencia, en 2005 –año que el Nacional femenino se realizó por separado-, en donde ‘aspiraba’ a ponerle las cosas difíciles a la entonces dominadora Gema Pascual y tener una oportunidad internacional. En este Campeonato ha estado intratable en persecución y puntuación, e incluso se probó en 500 metros y keirin, prueba en la que logró su primer rojigualdo, en el ya muy lejano 2004. Y aunque tenemos visiones contrapuestas sobre el omnium, no puedo dejar de reconocer su mérito y expresar mi deseo de que ojalá culmine su carrera con una nueva medalla olímpica o, por lo menos, mundialista.

5. Termino con los juniors, con una prueba que para mi fue una de los grandes momentos de los Campeonatos, la final de persecución junior entre Baleares y Asturias. Dos formas muy distintas de vivir la pista, entre los medios y el trabajo metódico de ese gran técnico llamado David Montserrat para Baleares y la voluntad por encima de todo, en un velódromo que no puede ser siquiera llamado como tal, en Asturias con la ilusión de José Luis Junquera. En todo caso, tanto unos como otros hacen grande nuestro deporte y, como decía hace un año, agradecer también la constancia de Euskadi, el nuevo despunte de la Comunidad Valenciana, la voluntad de Navarra, Castilla-La Mancha, Castilla-León o Extremadura, los inicios de Aragón, esperando un nuevo auge de Murcia –que seguro que llega- y deseando que Cataluña y Madrid vuelvan a tener el nivel que exhibían habitualmente hace unos años.

domingo, 30 de agosto de 2015

Apuntes de fauna social (XX): «Nada es más peligroso que una idea cuando no se tiene más que una… y ni siquiera es propia»

«Nada es más peligroso que una idea cuando no se tiene más que una», es una de esas frases que merecen no sólo recordar de vez en cuando, sino analizar detenidamente. Su autor es Émile-Auguste Chartier, conocido mejor por el seudónimo de Alain, un polifacético francés, filósofo, pensador, profesor, científico y… periodista, que vivió a caballo entre el siglo XIX y el XX.

Alain insistió en la importancia que supone cuestionarse todo. «Pensar es decir no»; «pensar es ir de error en error»; «reflexionar es negar aquello que creemos». Citas que tienen su continuidad en otras como «no es difícil tener una idea; lo difícil es tenerlas todas» o «la mejor forma de tener una buena idea, es tener muchas ideas».

Sin embargo, lo que no pudo imaginar Alain es que en pleno siglo XXI hay algo más peligroso aún: que la única idea que se tiene ni siquiera sea propia, que se adopte por utilitarismo, por servilismo, por mero interés. Vemos cómo algunos que van de líderes acomodan su pensamiento exclusivamente al mantenimiento de su situación y de su posición, a la mera obediencia de aquellos poderes fácticos a los que se deben, adoptando esa idea, única y extraña, como propia. Y que en algunos casos defienden con la fe del converso. O como todos aquellos que piensan que la única forma de hacer carrera en una organización es simple y llanamente estar a ese sol que más calienta… aunque al final pueda terminar achicharrándolos.

Con todo mi respecto y admiración al gran maestro, Forges.

domingo, 23 de agosto de 2015

Un Campeonato de Europa de pista completamente desapercibido

Aunque el inicio de la Vuelta a España ha monopolizado el interés ciclista en este fin de semana, hay muchas más pruebas en todo el mundo. Y no sólo de carretera, sino de BTT -¡suerte Pablo!- o incluso de pista. En este caso, quiero referirme al Campeonato de Europa de derny, que se ha celebrado en la localidad alemana de Hannover, con triunfo del belga Kenny De Ketele y con el español David Muntaner en undécima posición, como segundo de la final B, y con varios campeones del mundo de pista más en liza. Aunque a fuer de ser sinceros, me temo que este tiempo de competición pasaría totalmente desapercibido bajo cualquier circunstancia en nuestro país.

Si se conoce a la ‘derny’ por algo –por poco, esa es la verdad-, es por ser esa motocicleta que marca el ritmo ‘in crescendo’ durante las primeras vueltas de un keirin antes de que los velocistas lancen el sprint. Una máquina cuyo nombre proviene del ex ciclista Roger Derny, que fabricó el primer modelo en 1938, basando su movimiento en una combinación del motor de 90 cc y del pedaleo, lo que le permite una aceleración y una deceleración gradual, idónea para poder marcar el ritmo al ciclista que se sitúa detrás.

Pues bien, también hay carreras de fondo en las que cada pistard hace equipo con un motorista que marca el ritmo con el fin de restar rozamiento y posibilitar unas mayores velocidades –cercanas a los 60 kilómetros por hora- al ciclista, que debe mantener un contacto fluido con su conductor a la hora de planificar ataques y momentos de descanso, lo que no resulta nada fácil con el ruido de las motos. Reconozco que nunca he visto en directo una competición de este tipo, aunque sí tuve la suerte de ‘locutar’ una similar en el Palma Arena hace un par de años, donde había bastante tradición con carreras de este tipo y del ‘hermano mayor’, el medio fondo tras moto- resultó espectacular.

No deja de ser paradójico que la UCI no regule como tal esta tipo de carreras, cuando son muy habituales en Centroeuropa, tanto como pruebas independientes, como en el transcurso de los ‘Seis Días’, aunque en este caso el tandem piloto-ciclista suele estar vinculado al azar. Gran Bretaña puede considerarse el paraíso de las ‘Derny Races’, habituales en las ‘Revolution Series’ y en citas específicas como la ‘DernyFest’. Incluso hay un Campeonato nacional para ambos sexos que se han adjudicado ciclistas como Luke Rowe, Laura Trott o la velocista Vicky Pendleton, por partida doble.



La UEC recuperó este Campeonato en el año 2000, y en el palmarés, aparte de De Ketele –que ya había ganado en 2009-, encontramos a Davide Vigano, Elia Viviani, Jesper Morkov o el propio Bradley Wiggins.

Muntaner reconocía que “la experiencia ha estado muy bien, aunque me falta experiencia, saber correr. En la semifinal salí muy fuerte y lo pagué al final, pero en la final me ha ido mejor. Es un buen entreno para la madison, y que ojalá pueda repetir otro año, pero preparándolo mejor”.

Y para los que crean que la derny es propia exclusivamente de los velódromos, tenemos que recordar una carrera mítica tristemente desaparecida como la Burdeos-Paris en la que algunos de los tramos se recorrían tras la motocicleta, con el fin de aguantar los más de 500 kilómetros de la prueba. Por cierto, el ‘doblete’ Dauphiné Liberé - Burdeos-París que realizó Jacques Anquetil en 1965 sin apenas descanso entre ambas pruebas está considerado como una d elas grandes gestas de la historia del ciclismo.

jueves, 20 de agosto de 2015

El más difícil todavía de la Vuelta a España

La primera Vuelta a España de la historia en que un ganador extranjero del Tour se presenta en la línea de salida, es decir, que quiere en septiembre una matrícula de honor para completar el sobresaliente de julio; la Vuelta con la mejor participación de su historia –y no es el tópico de todos los años-; la ‘grande’ que ha conseguido una identidad más firme con sus recorridos –aunque algunos preferiríamos más montaña y menos cuestas-; la prueba que ha conseguido un pleno de cimas inéditas en este LXXX aniversario. Pues bien, a apenas 36 horas del comienzo, la ronda española no está en boca de todos los aficionados por todos estos aciertos, sino por el trazado de la contrarreloj por equipos con que se iniciará mañana sábado.

El recorrido ‘sanferminero’ de 2012, la batea de 2013, o el portaviones de 2014, también han sido una seña de identidad en la carrera española, intentando añadir ese valor de originalidad turística en los primeros días. Para 2015, en un más difícil todavía, se había programado una contrarreloj por equipos urbana con una amalgama de recorridos un tanto extraña e innecesaria -hormigón, asfalto, albero, mármol y tarima-, junto a la playa, como gran valor a promocionar en este inicio de la Costa del Sol.

Que nadie se engañe, que el ‘experimento’ se conocía desde la presentación de enero e incluso en las páginas de AS, el marbellí Luis Angel Maté había diseccionado, ilusionado, el trazado de la crono en su ciudad de residencia. Pero, claro, junio es junio y agosto es agosto, y esta mañana han surgido las protestas de numerosos ciclistas al transitar sobre el mismo, más por lo angosto del recorrido que por esa mezcla de pavimentos. ¿No ha habido tiempo antes? Para mí, eso es lo más grave y triste de todo.

Aún no se ha tomado una decisión definitiva, ya que se esperará a una última inspección mañana por la mañana. Pero el daño ya está hecho. Siguiendo con el símil circense, el ejercicio de acrobacia ha terminado con una caída… salvada de momento por la red protectora del sentido común y el diálogo. Pero Unipublic no se puede permitir que esa mejor Vuelta a España de la historia a la que aludíamos termine estrellada en su inicio por culpa de un accidente –que posiblemente podría suceder en cualquier otro trazado-.

En todo caso, espero que todo se quede en una anécdota y que a partir del domingo, incluso del mismo sábado, no pensemos en otra cosa que en los Froome, Valverde, Quintana, ‘Purito’, Van Garderen y compañía.

Foto: Tweet Simon Jones

jueves, 13 de agosto de 2015

Arcas, Pedrero… y otros granos muy diferentes

Después de leer ayer en Biciciclismo, la información sobre el paso a profesionales de Jorge Arcas y Antonio Pedrero, como los últimos ‘granos de la factoria Galibier’, en esa incansable labor que ha llevado a más de tres decenas de ciclistas a la máxima categoría desde 1993, no puedo sino hacer un par de reflexiones sobre ambos… y sobre todo de otros militantes del equipo navarro –por centrarme solamente en un equipo, aunque sea un ejemplo extensible a casi todo el pelotón nacional- que desgraciadamente tendrán muy complicado el acceso a la máxima categoría.

A pesar de que no tengo muchos admiradores precisamente por aquellas tierras, me alegro profundamente del ‘salto’ del ciclista altoaragonés. Por el padre, por esa gran labor que realiza al frente del C.C. Sabiñánigo, y por el hijo, porque no es nada fácil estrenarse en la máxima categoría nada menos que con el Movistar, con un World Tour. Es más, posiblemente sea el único español en esta situación en 2016. Y sobre todo siendo ya élite, con lo que franquea esa barrera de edad que muchos ya comienzan a ver peligrosa de cara a la promoción, aún cuando en estas cuestiones de madurez cada corredor sea un mundo.

Pero también me alegro porque, a pesar de ser el número dos del ranking nacional –por detrás del ya promocionado ‘Chava’ Angulo-, Arcas no parecía tener esa vitola de corredor predestinado al profesionalismo por sus éxitos. Lo suyo ha sido cuestión de trabajo silencioso, muchas veces incluso oscuro, de progresión sin prisa pero sin pausa, de aprender el oficio día a día, año a año. Eso sí, su trayectoria en 2014 y 2015 le termina de avalar para ese merecido puesto en la élite mundial. ¡Ojalá fuesen más!

Posiblemente su compañero Pedrero parecía tener más boletos en esa lotería que es siempre el pase a profesionales, por su clase, lo que le hizo ser un fijo con la selección, incluso por su espectacularidad, aunque su trayectoria se cortó con varias lesiones el año pasado, que no le han impedido mostrarnos momentos realmente espectaculares en la presente campaña, como esa exhibición en la Clásica de Torredonjimeno, precisamente en compañía de Arcas.

El de Terrassa también ha logrado ese objetivo último, y ya se ha estrenado en la máxima categoría con los colores del Inteja MMR ganando una etapa en Guadalupe. Un equipo modesto, pero digno, aunque desgraciadamente como sucede con casi todos los continentales, sin una continuidad de calendario y sin la posibilidad de medirse ante los mejores. Su carrera a partir de ahora será muy diferente a la del oscense y cada prueba debe ser una reválida para intentar conseguir una plaza en el pelotón profesional, de mantener ya una continuidad y, quien sabe si algún día poder militar en el World Tour. Difícil, muy difícil, pero no imposible.

Pero en el Lizarte-y desde luego en todo el pelotón nacional, insisto- hay otros ‘granos’, corredores que hace una década o dos, habrían llegado a profesionales sin problemas. Posiblemente el caso más claro sea el de Rafael Márquez –número tres del ranking nacional élite, ojo-, ciclista que aúna veteranía, oficio… y capacidad de victoria, aunque también tendríamos que señalar a ese ‘Curro Romero’ canario, Santi Ramírez, escalador a la antigua usanza y que en otro tiempo habría sido una verdadera ‘perla’.

Hoy en cambio, no dejan de ser granos… que se pierden entre los pedruscos del camino. 

domingo, 9 de agosto de 2015

Mi sueño: ganar un Mundial y correr unas Olimpiadas

Mi sueño: ganar un Mundial y correr unas Olimpiadas. Así se manifiesta Pablo Rodríguez en la web del programa de becas ‘Podium’, con dos objetivos que así, a priori, no parecen tan lejanos en el tiempo.

Porque para un hombre que ya ha ganado este año los Campeonatos de Europa, con ese dominio que sólo evidencian los elegidos, un Mundial no es una carrera tan diferente: el pasado 26 de julio en Chies d’Alpago (Italia) estaban casi todos los que van a ser sus rivales en Vallnord (Andorra). Apuntemos la cita, el viernes 4 de septiembre, a partir de las 15,00 horas.

Y porque estar en Río 2016 –el término Olimpiadas como sinónimo de Juegos Olímpicos me sigue chirriando aunque la RAE lo haya autorizado en una decisión ‘de las suyas’- no es una cuestión que dependa de él, sino de la competencia que puede encontrar en los sempiternos –y siempre excelentes profesionales- José Antonio Hermida, Carlos Coloma y Sergio Mantecón, por no hablar del pujante David Valero. Hay “solamente” tres plazas y el orden jerárquico manda a día de hoy, pero… Y si no es en 2016, seguro que lo será en 2020 y 2024, como poco.
 
De momento, pongámonos en la piel y en la boca del orensano, y señalemos un sueño más: ser el segundo español, tras su admirado y vinculado Hermida, en ganar la Copa del Mundo sub23.

Hoy en Windham (Nueva York) ha dado el penúltimo paso, consolidando su liderato con 310 puntos, por delante del francés Titiouan Carod, segundo con 292 y del suizo Lars Foster, tercero con 258. El desenlace lo viviremos el domingo 23 de agosto en Val di Sole (Italia), un escenario que trae grandes recuerdos al BTT español… y que ojalá sume uno más.

miércoles, 5 de agosto de 2015

Vídeo vertical: de aberración a oportunidad

Si las pantallas de televisión o los monitores de ordenador son horizontales, ¿a qué viene esa aberración, esa irreverencia, esa moda, esa ‘gilipollez’, de hacer vídeos verticales? Pues sencillamente a qué el móvil también es vertical, lo mismo que las tablets, y aunque ambos artefactos –los más comunes hoy en día como ‘puerta’ de acceso a Internet- puedan girarse, lo cierto es que su posición natural es la vertical, aunque nos pese. Y tendremos que adaptarnos. Más temprano que tarde.

Por mucho que dicha realidad tecnológica sea evidente, lo cierto es que son muy pocos los que aceptan de buena gana los vídeos verticales. En mi caso, tengo que reconocer que he pasado de ser un ‘hater’, a comprender su auge y  entender su difusión, a finalmente a admitir que es posible que sean más interesantes que los convencionales apaisados en determinados momentos: lo que algunos marketinianos llaman oportunidad. Y no lo digo sólo por el hecho de que aplicaciones como Merkat o Periscope –el vídeo directo en Twitter, un sector con mucho futuro en cuanto mejore su integración- hayan apostado decididamente por esa configuración.

La mejor comparación es la de la fotografía, una tecnología que también nos permite tanto el diseño horizontal como el vertical, por mucho que la cámara sea apaisada. Es más, muchos programas de retoque o edición nos dan una interesante pista al denominar a estos formatos, respectivamente, ‘landscape’ (paisaje) o ‘portrait’ (retrato). Pues eso, si queremos grabar algo similar a un paisaje, la toma horizontal se impone. ¿Pero si es un primer plano, una entrevista, por ejemplo, por qué no recurrir a la toma vertical, por muy irreverente y rompedora que sea?

Trasladándonos al mundo del ciclismo, un sprint masivo ‘requiere’ una fotografía horizontal para captar todos los detalles… salvo que nos centremos exclusivamente en el vencedor, momento en el que solemos cambiar la posición de la cámara hacia la verticalidad. ¿Por qué no podríamos hacer lo mismo con la grabación en vídeo?

Quizá el problema sea combinar en una misma grabación tomas horizontales y verticales ya que las bandas negras laterales afean hasta extremos inadmisibles el contenido final cuando se adapta al monitor apaisado. ¿Pero si todo el contenido es vertical sin que exista dicha ‘ofensa’, manteniendo una lógica estética y argumental? Ya hay documentales, películas e incluso festivales que han apostado por esta nueva ¿narrativa?



El día que se pueda girar la pantalla del ordenador o de la TV (como sucede ahora con tablets o teléfonos) seguro que se avanza bastante más que con un montón de charletas tan improductivas como ésta, aunque me haya quedado bien a gusto con esta diatriba. Y seguro que dentro de poco podréis ver el primer vídeo vertical ‘made in Roman’.

lunes, 3 de agosto de 2015

Nadie podría inventarse un ciclista como Sevilla

“Nadie podría inventarse una ciudad como Sevilla” es una frase del escritor Arturo Pérez-Reverte en el preámbulo de la novela 'La piel del tambor' que me viene como pintada para transformarla en “Nadie podría inventarse un ciclista como Sevilla”.

Nunca he ocultado mi admiración hacia Paco Mancebo, por su profesionalidad, por la ilusión que destila, a sus casi 40 años, por la combatividad que demuestra en cualquier tipo de prueba, sea en carretera, en BTT-maratón… o en donde le dejen. De Oscar Sevilla no he hablado tanto, aunque es el ‘alter ego’ del abulense, algunos meses más joven, igual de injustamente tratado por la vida ciclista… y felizmente recuperado con una trayectoria al principio nómada como la de Mancebo y posteriormente plenamente asentada en su Colombia de adopción.

Hablé con el ‘Niño’ hace unas semanas, antes de la prueba en línea de los Nacionales de Cáceres. Fueron apenas cinco minutos, pero en cada palabra que emitía se transmitía la ilusión, la profesionalidad, la satisfacción por seguir siendo ciclista. Pero sobre todo el orgullo de ser un ‘mentor’ para la joven y prolífica generación de ‘escarabajos’, a los que ha podido transmitir su experiencia y muchos conocimientos en aspectos como entrenamiento o nutrición, y a los que está convirtiendo en mejores corredores… pero a los que derrotaba en las dos últimas ediciones de la Vuelta a Colombia, algo que nadie se tomó mal porque Sevilla es ya un colombiano más. De hecho y de derecho. Ahora, con una nueva edición en marcha desde ayer, nada mejor que apostar por el triplete. Por supuesto, por el de Ossa de Montiel, pero también por el propio ciclismo colombiano.

Sin embargo, de todas las frases que intercambiamos, y como digo, emanando satisfacción, me quedo con una, aunque posiblemente no fuera así de textual: “Son los malos momentos los que te hacen progresar”. Por ello, nadie mejor que Oscar Sevilla para iniciar esta nueva etapa de Uluru.

sábado, 30 de mayo de 2015

Sheyla Gutiérrez gana en Francia: denle bombo

Hace unos minutos, Sheyla Gutiérrez ha conseguido la victoria en el Gran Premio Plumelec. No es sólo el primer triunfo internacional de una corredora española esta temporada, sino que hay que remontarse hasta 2008, como recuerda @MiCiclismo, para encontrar un triunfo de una ciclista nacional en una prueba del calendario UCI.

Y no ha podido ser otra que la riojana, la estandarte de esa nueva generación por su valentía, por su lucha sin complejos, por sabes lo que quiere y cómo lo quiere, como viene demostrando en estos últimos años. Y tras ella, vienen otras corredoras que no la desmerecen, como pueden ser Lourdes Oyarbide, Cristina Martínez, Eider Merino, Alicia González o Rocío del Alba García, y que pronto se sumaran a ese elenco de elegidas. Y me fastidia no poder poner en esta lista a Irene San Sebastián, que en muchos sentidos fue la pionera.

Y siguiendo recopilando frases de nuestros tuiteros más entusiastas en lo que se refiere al ciclismo femenino, en este caso @ElPeloton, solamente me queda compartir el ‘denle bombo’, y felicitar a @Sheyarcoiris y a @LointekTeam por esa puerta que acaban de abrir.

martes, 5 de mayo de 2015

Extrañas bicicletas (XIII): Halfbike

Después de muchos meses sin encontrar un artilugio que pudiera incorporarse a la serie de ‘Extrañas bicicletas’ descubro por casualidad este cacharrejo que en realidad no es una bicicleta sino un triciclo, pero que tiene unas enormes posibilidades, sobre todo en lo que se refiere a su utilización en ámbitos urbanos.

Su principal característica es que es vertical, no dispone de sillín, por lo que el ciclista va de pie. Y aunque parece algo anecdótico, esta circunstancia permite simplificar el diseño y abaratar costes, aunque de momento la halfbike todavía no está comercializada. En todo caso, los creadores – los arquitectos búlgaros Martin Angelov y Mihail Klenov- confían en que el precio esté por debajo de los 1.000 dólares.


Y de la misma forma, su simplicidad permitirá que se pueda llevar en el transporte público y, como conciben los creadores, que sea un apéndice del usuario, que no tenga problemas para cargarla, plegarla o desplegarla cuando sea necesario. De hecho, su peso, algo menos de diez kilos, tampoco debe ser obstáculo.

El único problema, como sucedía con la elliptical bike, presentada hace tiempo, es que no es el diseño más idóneo para las cuestas. Pero ese es otro problema.

lunes, 4 de mayo de 2015

Y Europa se quedó sin pista esta Copa del Mundo

Tras el anuncio realizado este fin de semana por la UCI desvelando la tercera sede de la Copa del Mundo de pista 2015-16, Hong Kong, por primera vez el máximo circuito internacional de esta disciplina no tendrá ninguna parada en Europa ya que la ciudad china con ese extraño estatuto especial –que le permite comportarse como una segunda selección china en los Mundiales- se une a otra sede novedosa como Cambridge (Nueva Zelanda, no Gran Bretaña) y a la única con una cierta tradición, la colombiana Cali.

El descubrimiento de nuevas sedes viene siendo una constante en la UCI en los últimos años, lo cual no debe ser nunca valorado negativamente. Sin embargo, lo preocupante es que ninguna de las ciudades o velódromos que se han sumado al circuito internacional en los últimos años ha tenido continuidad. Por ejemplo, Pruszkov (Polonia), Astana (Kazajstán), Glasgow (Gran Bretaña), Minsk (Bielorrusia), Pekín (China), Seúl (Corea del Sur), Guadalajara y Aguascalientes (México), Apeldoorn (Países Bajos) o incluso Anadia (Portugal). Por no hablar de Saint Quentin (Francia) o incluso Londres, aunque el velódromo olímpico acogerá esta temporada el Mundial, allá por el mes de marzo.

Más grave aún es que todas las sedes tradicionales hayan desaparecido también. Hablamos de Manchester (Gran Bretaña), Copenhague (Dinamarca), Moscú (Rusia), Berlín (Alemania), Burdeos (Francia), Los Ángeles (Estados Unidos), Sydney y Melbourne (Australia), incluso Atenas o Palma de Mallorca, un velódromo perfectamente recuperable.

Posiblemente sean más los que agradezcan que la Copa del Mundo 2015-16 esté ya cerrada a seis meses vista que los que se planteen que algo falla gravemente si no se puede cerrar ni una sola sede en Europa. Y si a esto le unimos los experimentos en el programa competitivo, las perspectivas de este ciclismo no dejan de ser muy negativas, por mucho que cada año tengamos momentos espectaculares gracias, como siempre, a los deportistas.

lunes, 27 de abril de 2015

Apuntes de fauna social (XIX): Menos religión y más ética, también en las organizaciones

 - ¿Qué has aprendido en clase de religión?
- A pedir perdón, después de liarla.
- ¿Y en clase de ética?
- A no liarla.

Aunque es un tuit bastante antiguo, lo descubrí hace poco. A lo mejor porque es plenamente vigente. Y, desde luego, lo mejor que he encontrado para describir en pocas palabras lo que es España en 2015: un país en el que lo importante es no ser castigado, hagas lo que hagas. Aunque la líes. Para ello vale desde el ocultamiento hasta la negación de los hechos. Y, por supuesto, la prescripción, la impunidad o el indulto.

Pero no me refiero a eso, ni tampoco a los planes medievales de potenciar la religión en las escuelas sin hablar absolutamente nada de ética o de moral, aunque sea en forma de la denostada ciudadanía.

Sencillamente acabo de darme cuenta de que muchas organizaciones funcionan así: un comportamiento religioso en el que se alaba por encima de todo y todos al Dios-jefe supremo-‘Thenumberone’, se organiza internamente en forma de mandamientos y otras normas similares que solo supongan un acto de fe, y se recurre a ese sistema de confesión y penitencia como única forma de redención. Y mientras tanto, cualquier comportamiento basado en la lógica –en la ética, que no están tan lejanas- no deja de ser un elemento a castigar, a suprimir, a extinguir.

PD: Como siempre he hecho en esta serie, he elegido una viñeta del gran Forges, con toda mi admiración, por lo bien que representa los comportamientos de fauna social sobre los que escribo. Gracias, maestro.

jueves, 23 de abril de 2015

De un móvil no nace un fotógrafo, pero sí alguien molesto y peligroso

Este vídeo de Eurosport nos muestra claramente que la mayor parte de los accidentes causados por los espectadores han sido por estar en una mala posición, bien para ver más de cerca de los ciclistas, aunque sea unos centímetros, bien para captar un documento gráfico irrepetible en forma de fotografía (léase capricho personal). Un problema que se ha incrementado considerablemente en los últimos años con la democratización de la fotografía, es decir, con que cualquier aficionado dispone de un móvil, incluso una tablet, para hacer esa foto o grabar un vídeo.



La necesidad de pegar el ojo al visor suponía que la máquina fotográfica tradicional hiciera un todo con el cuerpo. Pero con los móviles, no es necesario y el riesgo se incrementa al sacar a destiempo un brazo que el ciclista no espera y no puede esquivar. O peor aún con los ‘selfies’, ya que el ‘artista’ ni siquiera ve al ciclista al situarse de espaldas a él. Y en el caso de los vídeos, el tiempo de riesgo se multiplica considerablemente. De los palos para ‘selfies’, mejor ni hablar: todo lo que se diga de ese artefacto diabólico es poco.

Las cámaras de los móviles han mejorado mucho, pero siguen adoleciendo de dos fallos principales. Por un lado, el zoom es digital, no óptico, por lo que la calidad disminuye ostensiblemente en imágenes lejanas. Por otro, la velocidad: es muy difícil, a veces imposible, recoger adecuadamente el movimiento. Y los ciclistas, qué casualidad, se mueven. A estos dos factores técnicos condicionantes se le une uno más de carácter personal: buena parte de estos aficionados no tienen ni idea de leyes de encuadre fotográfico o de posición, por lo que más que fotografías lo que se producen son verdaderas vergüenzas, eso sí, personales e irrepetibles.

Pero aparte del peligro real para los corredores, y todo ello para obtener una imagen de ínfima calidad, buena parte de estos aficionados foteros se creen que tienen el derecho absoluto a la hora de elegir una posición para plasmar sus aberraciones. Y cualquier fotógrafo profesional debe tenerlo en cuenta no sea que se le ocurra taparle su visión y reciba un empujón –como me pasó en Valladolid ante un fulano que me recriminó quitarte la visión a su ‘costilla’- o cualquier tipo de improperio. Por no hablar de la aparición espontánea del brazo, de la mano y del móvil que te joda irremisiblemente tu trabajo. En las ceremonias protocolarias, incluso, la existencia de una zona reservada para fotógrafos no es garantía de que se te cuele cualquier inclusero con pretensiones, o que los aficionados que estén detrás te pidan o te exijan acaloradamente –si es con buenas maneras, se abren casi todas las puertas- fotografiar a su retoño... que posiblemente llegue a vislumbrarse con un poco de imaginación en el contraluz de la imagen entre las cabezas de todos los presentes.